miércoles, octubre 15, 2008

Un Gran Canaria arrollador se impone claramente al Barcelona

Un Gran Canaria arrollador, brillante incluso en el primer tiempo y muy serio y firme en el segundo, se impuso con claridad un Barcelona (68-57) que salió de la isla desarbolado, sin liderato y con muchas dudas sobre su juego y su capacidad.

El CID se llenó de nuevo y animó como de costumbre al conjunto amarillo, que recordó al que ha conseguido éxitos pasados debido a una defensa intensísima, mucha concentración en casi todos sus hombre y una dirección de juego -tanto en la cancha como en los banquillos- muy superior a la de los azulgrana.

El Gran Canaria jugó, como digo, a un nivel muy alto, estrechando las enormes posibilidades del ataque del Barcelona y consiguiendo aprovechar las ventajas en ataque, que, aunque parezca raro, las hay y se pueden aprovechar. Savané aprovechó su movilidad frente a Santiago; Augustine, Savané y Freeland superaron a Ilyasova jugando al poste; English sacó petróleo de las jugadas en las que Navarro lo defendía. En una de estas, en el último cuarto, metió un tiro de cinco metros tras fintar al catalán y añadió un triple que lanzó solo por la mala defensa del ex NBA. Con eso casi finiquitó un partido que posteriomente se remató con buena puntería en los tiros libres (10/11).

En el primer tiempo el ataque amarillo fue mucho más fluido, los interiores estuvieron más acertados y el equipo corrió más. En el segundo, tiró de oficio y siguió defendiendo con el cuchillo entre los dientes. Es cierto que el Barcelona se puso a tiro en el marcador y que falló un par de triples de los que otras veces entran, pero también es verdad que la sensación de superioridad de los amarillos presidió todo el encuentro.

No me gustó nada el Barcelona, muy parecido al que vimos en la Supercopa. Lo fía todo al talento individual de Navarro en ataque -y eso que era el primer partido ACB que disputaba, prácticamente- y se empecina en buscar a Santiago a toda costa cuando está en cancha. Tienen muy poco movimiento en ataque, no buscan a sus pívots sino para algún triple y los bases no mandan. Norris se comió a Lakovic, Barret fue una aparición fantasma y Sada se vio forzado a jugarse dos ataques por la falta de coordinación colectiva e inspiración individual.

Pero, sobre todo, me pareció un equipo muy mal dirigido desde la banda, con muchas incongruencias en los cambios (los primeros nueve minutos los jugó el mismo equipo, salvo el cambio de Vázquez por Santiago debido a que éste cometió dos faltas muy pronto; luego, alternaba cambios de dos y tres jugadores continuamente), nula planificación ofensiva y ninguna solución atrás. Estos equipos que lo fían todo a la defensa individual no pueden permitirse que el par de Santiago lo saque fuera con facilidad, que Ilyasova se enfrente en el poste a jugadores que le sacan más de 15 kilos o que Navarro, recién salido de una lesión y exhausto por la cantidad de kilómetros que recorre en ataque, defienda al mejor atacante.

Es curioso que cuando mejor ha jugado ha sido cuando Navarro no estaba. A mi parecer, darle tanto protagonismo, en un equipo con tanto talento, es excesivo incluso para él. En fin, tanto mejor para el Gran Canaria.

Lo mejor
  1. La defensa del Gran Canaria, tanto en el aspecto colectivo como en el individual. Casi todos estuvieron sobresalientes en este apartado. Dejar en 57 puntos al Barcelona es todo un logro.
  2. La dirección del Gran Canaria. Norris, sobre todo, y Mario hicieron correr al equipo con cierta frecuencia (aunque su pudo aprovechar más, en mi opinión) y buscaron las ventajas en los emparejamientos. El norteamericano, además, desatascó un par de ataques y dio seis asistencias y Mario se hizo con varios rebotes importantes (cinco en total).
  3. Salva Maldonado y toda la dirección técnica. El punto anterior se debe en gran parte a su labor de scouting del rival. También tienen que haber influido mucho en el cambio de actitud del equipo respecto al encuentro frente al CAI, igual que en el movimiento constante en ataque de todos los jugadores. El hecho de que Augustine, que había tirado seis tiros en los dos primeros partidos, se juegue 11 lanzamientos, incluidos varios 1x1 al poste bajo, seguro que fue una indicación del banquillo. Incluso me parece de alabar que en los dos últimos partidos dé minutos, por pocos que sean, a Moncasi como alero. Ayer atrapó un rebote ofensivo -siempre va a buscarlo- y metió una canasta importante; si se le empieza a aprovechar en ese puesto, aportará cosas diferentes que el resto de exteriores.
  4. La aportación de los interiores, en ataque y en defensa. Santiago incordió un poco al principio, pero entre todos lo sacaron del partido. Y Savané y Augustine dejaron en evidencia la defensa del resto de pívots azulgrana. Me gustaría destacar a Freeland, que defendió perfectamente a Santiago y estuvo bastante concentrado en el rebote defensivo y ofensivo.
Lo peor
  1. El Barcelona. Aparte de que el marcador estuvo ajustado durante gran parte del partido, sus jugadores no se aclaraban, se movían poco en ataque y se sometían a la inspiración de un Navarro que estuvo bien pero no genial. Su entrenador, Xavi Pascual, dio un recital de cómo desperdiciar una plantilla completa armada de talento. Y pensar que los recibíamos con más respeto que nunca.
  2. El tiro exterior del Gran Canaria. Contra el CAI, el ataque se centró mucho en los exteriores, con 22 triples y sólo 16 tiros de dos de los interiores; contra el Barça, 29 tiros de dos de los interiores (si bien dos canastas de Kickert fueron de 4-5 metros y Augustine se jugó otros tantos desde lejos) y sólo doce triples...de los que sólo entraron dos. Es un aviso para cuando haga mmás falta: en un día malo de English desde los 6,25 (hizo 1/4), no hay quien meta desde fuera. Claro que esto ya nos lo imaginábamos. Una curiosidad: Norris aún no ha metido un triple, lleva 0/6 en total.
  3. Actualización (16/10/2008): Se me había pasado una cuestión, que siempre recalco y que me dejó perplejo. Con 19 segundos por jugar y un ataque, hay que intentar meter canasta. Mi eterna queja es que en la jornada cuatro, con tanta liga por delante, no se sabe si el Barcelona va a ser un rival para el play-off o para la Copa del Rey. No debería, pero cosas más raras se han visto. Pero es que además, si hay empates en la octava plaza, se van a decidir por la diferencia de puntos, y ¿quién nos dice que una canasta más o menos no va a ser determinante? De verdad, cuando Norris pasó el centro del campo y la cuenta iba descendiendo, pensé que esperaría a cerca de los 10 y luego atacaría (para desperdiciarlo, probablemente, como siempre suele hacer), pero se quedó cerca de la media cancha para enfado mío y de mis compañeros de asiento. Es un detalle poco relevante tras un gran partido y espero no tener que acordarme más.
Ya son cuatro los años que el Barcelona no gana aquí. Que sea por muchos más. Como festejo, copio el código del resumen en ACBTV, para disfrutar del ambiente y del tremendo tapón de Moran a Navarro.

4 comentarios:

On Off dijo...

Pero que bien se lo pasa uno cuando una plantilla del calibre del Barcelona muerde el polvo en el CID.
Me quedo con que no bajó el nivel del equipo con Mario,que estubo muy bién, en la pista y el "efecto Moncasi" jugando de alero que descolocó a mas de uno. Interesante opción.
Por último, ¿soy un fanático, o el arbitraje estuvo intentando ayudar al Barca hasta que ya no había opción de victoria para ellos? me desquiciaron...

ruymanfm dijo...

Hola de nuevo. Sí, en el ambiente que se forma disfruta uno que da gusto; y si es con un equipo tan concentrado, aún más.

Yo pienso casi lo mismo que tú con el arbitraje, aunque también hubo un par de decisiones en las que intentaron compensar al Gran Canaria. Pero no hablé de eso porque prefiero no escribir sobre eso mucho y porque tampoco es que tuvieran mucha incidencia en el juego.

On Off dijo...

Disculpen el " estubo " que se me coló...

Anónimo dijo...

Perfecto análisis. Muy bien el equipo técnico. Quiero destacar:
1º) La concentración de TODOS los jugadores. Así da gusto.
2º) Claves: gran dirección de los bases grancanarios y alarmante falta de puntería de los tiradores blaugranas. Particularmente, me sorprendió Basile que siempre las cuela después de bloqueo y en carrera pero que las falla solo...pero es que esta vez ni tiró.
La falta de puntería del Granca ya contamos con ella aunque no estuvo mal el tiro de media distancia.
3º) A-C-T-I-T-U-D sobresaliente del equipo.

Me da que el Barcelona estuvo más pensando en el amarillo de los Lakers que en el amarillo pio pio. Qué decepción de juego interior y de dirección de entrenador. Lo que dije en otro post: a este equipo le hace falta 4 balones para jugar.

Con todos los respetos que Moncasi defendiera a Sada fue una "boutade": estuvo muy perdido en ese aspecto y menos mal que Sada no tiene el papel que tenía en el Akasvayu; recuerden el partidazo que hizo aquí el año pasado, que si no nos hubiera cosido a tiros. Y sin embargo, en ataque, no aprovechó el 1*1 que la evidente diferencia de centímetros jugaba a nuestro favor...Ambos equipos jugaron con cuatro en ese período de tiempo, aunque al nuestro lo ví un poco mejor.

Mención aparte a De la Maza: siempre nos acribilla a faltas. Un detalle: recuerdo un triple de Navarro clarísimamente fuera de tiempo que estuvo con el brazo levantado mirando al auxiliar a ver si le confirmaba, casi inquiriéndole, la validez de la canasta....Afortunadamente, el auxiliar se mantuvo en su sitio... De la Maza y Amorós no son santo de nuestra devoción... y no coincido contigo que no tuviera incidencia. No la tuvo PORQUE nuestro equipo estuvo muy concentrado; bien se propuso él desconcentrarlo..(aquella falta en ataque de Moran, ¡los 3 segundos de savané...! suma y sigue)

Saludos.