jueves, diciembre 29, 2011

El Gipuzkoa Basket hunde al Granca en el CID

Dos jugadores del Lagun Aro festejan la victoria tras el partido. ACB PHOTO
El acierto en el tiro y la defensa del Gipuzkoa Basket aniquiló al Gran Canaria en el Centro Insular de los Deportes y le sirvió para cosechar su primera victoria en la isla, que también fue su mayor triunfo histórico en la ACB y la derrota más grande de los amarillos en su feudo.

En la lista de derrotas más amplias del Gran Canaria en la ACB, ya aparece como la sexta más abultada la de hoy. Hasta la llegada del Lagun Aro, la mayor paliza recibida por el entonces Claret la había infligido el Clesa Ferrol, que en la temporada 1985/1986 venció 70-99 bajo la dirección de Moncho Monsalve y con Manolo Aller, Miguel Ángle Loureiro, Alberto Albalde (el padre de Tamara, la jugadora internacional por la selección española femenina) y un recién llegado Anicet Lavodrama.

Sin ver el partido y con estas diferencias desde el principio del encuentro, tengo poco que comentar, pero siempre hay algo:

  • El marcador final supone otro récord más del Gran Canaria: la menor marca anotadora del año en la ACB. Hasta ahora era de 49 puntos, obtenidos por el Manresa en Santiago de Compostela (jornada 3) y por el mismo Gran Canaria en su visita al Palau.
  • Comentaba por twitter la frase de Pedro Martínez en la rueda de prensa previa: "Psicológicamente, te tienes que preparar para un equipo que basa su ataque en el tiro de tres". Me extrañó bastante, porque hay datos que indican que la importancia del triple es parecida para ambos equipos: Los donostiarras terminan en triples el 28,4% de sus posesiones, mientras el Granca lo usa un poco más, 29%. Para el Gipuzkoa Basket, su anotación desde el 6,75 supone el 33% de los puntos; para los amarillos, el 32,3%. Dicho esto (últimamente cuando escribo esta coletilla, enlazo a un video de 'Curb your enthusiasm' al respecto), la puesta en escena del Bilbao, que empezó con un 6/8 en triples para romper el marcador, fue justo la contraria a la de los locales, que terminaron el primer tiempo con 1/11 desde la línea de tres.
  • Me comenta mi compañero de asiento que la salida a cancha de Green fue una serie de catastróficas desdichas. Su valoración al final, -9 en 16 minutos y medio. Probablemente sea también récord del equipo, pero es muy difícil de mirar.
  • Por intercalar datos positivos, hoy la estadística arroja dos: los máximos anotadores fueron dos interiores (Rey y Savané) y Alando Tucker, que en la ACB estaba prácticamente inédito.
  • Clarísimo Pedro Martínez en la rueda de prensa: "Nos han dado un baño y como máximo responsable lo único que puedo hacer es pedir perdón a los aficionados [...] No hay que poner paños calientes ni buscar excusas, hay que analizar lo que ha pasado hoy para que no vuelva a ocurrir". Lo de que él es el máximo responsable lo dijo 4 veces en rueda de prensa.
  • Por no centrarnos en Green siempre, llama la atención la valoración negativa de Beirán, primera vez en la temporada. De hecho, nunca había hecho valoración negativa en el Gran Canaria jugando más de 10 minutos. 
  • Y otro dato positivo, esta vez ajeno al encuentro: el Gran Canaria junior cerró su participación en el Torneo de Roma en la quinta plaza con un partidazo de Mamadou Ndiang (26 puntos, 14 rebotes, 4 tapones) y con Tridon Makonda en el quinteto ideal del torneo, dominado por completo por Darijo Saric.

domingo, diciembre 18, 2011

Estreno a domicilio del Gran Canaria a costa del Valladolid

La primera victoria del Gran Canaria lejos de la isla llegó en Valladolid (69-89), una de las canchas que mejor se le da al conjunto amarillo, en un encuentro que fue siempre de cara gracias al acierto en el tiro y al dinamismo y buen movimiento de balón en ataque.

La clave del partido hay que buscarla en el acierto triplista. La defensa del Valladolid fue conservadora -algo habitual en los equipos de Casimiro-, permitiendo algunos tiros claros a los exteriores del Gran Canaria, que empezaron metiendo y ganando confianza para acabar el primer tiempo con 8 anotados y 17 lanzados.

Este acierto fue señalado por los dos técnicos: "Empezar metiendo tanto de tres les ha hecho perder la concentración", dijo Pedro Martínez. "Teníamos que haber estado más tensionados, ya que, aunque el Gran Canaria 2014 es el peor equipo en porcentaje de tres, han tenido mucho acierto en el primer tramo", afirmó Casimiro.

El otro aspecto fundamental fue el rebote ofensivo, donde el Gran Canaria hizo mucho daño durante casi todo el partido. Al final, cogió casi tantos rebotes en el aro pucelano (17) como el propio Valladolid (19), lo que le permitió disponer de 9 posesiones más que su rival.

Tanto el acierto de tres como el rebote ofensivo fueron de los aspectos más mejorados durante el excelente tramo final de la temporada pasada.

Haynes, 'en plan Carroll'
El primer tiempo de Haynes fue tremendo: 25 puntos en 14 minutos, con 3/3 de dos y 5/6 de tres. Justo esta semana escribía en su blog que empezó la liga consiguiendo muchos tiros libres pero sin meter suspensiones y que últimamente era al contrario. Hoy estuvo acertado en ambos apartados.

De hecho, según contaba Pablo Malo de Molina en twitter, los 35 puntos anotados por Marquez son la mejor marca de la liga en las dos últimas temporada junto a los 35 que Carroll logró en Badalona el curso pasado.

Que esta actuación de Haynes coincida con la primera victoria a domicilio me hace preguntarme si es necesario un liderazgo tan acusado en el aspecto anotador. Desde principios de temporada muchos han pedido ese liderazgo -aunque parecía estar más destinado a Butler al inicio-, pero yo no tengo tan claro que sea indispensable, al menos no de manera tan exagerada.

Claves tácticas
Desde el primer minuto, el planteamiento táctico del equipo técnico del Gran Canaria fue excelente. Pedro Martínez estuvo siempre varios pasos por delante de Casimiro. Empezó con la zona 2-3 (que por momentos parece una zona 2-1-2, porque el pívot ocupa la bombilla cuando el balón llega a esa zona) descolocó al Valladolid, la cambió a la 1-3-1 durante dos ataques y volvió a la presión y a la defensa individual. Los cambios defensivos provocaron varias pérdidas y algunos contraataques.

Interesante fue también el planteamiento de la última jugada antes del descanso: el técnico amarillo sabía que Bellas iba a tener ventaja en su emparejamiento y ordenó un ataque de distracción para que el base madrileño aprovechara esa ventaja (aunque no se sacara provecho porque Tomás no supo ver que Savané se quedaba solo en el tiro libre).

Lo mejor
  • La puntería desde el 6,75. Tanto contra Obradoiro como frente a Valladolid, el porcentaje de tres ha alcanzado el 40%. Los 12 triples son el tope de la temporada (ni siquiera había llegado a anotar 10). Si el Valladolid, como digo, optó por una defensa conservadora que concedía algunos tiros, también es de elogiar cómo atacó el Gran Canaria durante buena parte del encuentro, moviendo bien el balón, penetrando tras fintar el triple, con pases extra y buena selección de tiro por lo general. 
  • El rebote ofensivo, que permitió más posesiones y, posiblemente, más confianza en los tiradores. Es interesante sacar partido de este apartado contra un juego interior tan limitado como el de Valladolid, sobre todo porque no es algo que el Granca esté haciendo especialmente bien este año.
  • La concentración para no dejar escapar la ventaja. Probablemente mucho temimos que ocurriera igual que contra el Obradoiro, cuando los amarillos dejaron reducir una renta de 23 puntos hasta los 5 tantos, pero no fue así. A lo más que se acercó el Valladolid en el segundo tiempo fue a 15 puntos.
  • Haber jugado hasta el final, haber tenido en cuenta la diferencia de puntos. Pese a que los dos últimos minutos se disputaron sin mucha concentración e intensidad por ambos equipos, me gustó mucho la última canasta de Haynes por dos cosas: primero, porque  creo obligatorio que se juegue siempre hasta el final; y segundo porque nunca se sabe con quién se va a disputar algún objetivo. Los dos puntos del mate del escolta bien pueden dar la clasificación para la Copa, sin ir más lejos.
  • La dirección técnica amarilla. Pedro Martínez apuesta por la defensa agresiva, adelanta líneas de presión, pide mucha actividad cuando se defiende en zona, obliga al esfuerzo constante. Casimiro contemporiza, juega con el miedo al error del rival, permite tiros a determinados jugadores. Tengo muy claro cuál de las dos estrategias prefiero.  

Lo peor
  • La escasa aportación de los suplentes en el juego exterior. La diferencia de rendimiento entre Bellas (+23 cuando estuvo en cancha) y sus sustitutos (hoy, Fabio Santana jugó algunos segundos más que Taurean Green, aunque ambos se quedaron en poco más de tres minutos y sumaron un -4 en el más/menos); entre Haynes (+24) y Bramos (-2) y entre Tucker (-2 en sólo 4 minutos) y el propio Bramos jugando como alero respecto a Beirán (+18) se notó mucho. La aportación de todos los exteriores que salieron del banquillo se resume en 8 puntos y 1/8 en triples.
  • La duración de las rotaciones. El escaso rendimiento citado en el punto anterior está ocasionando que algunos de los jugadores disputen muchos minutos. Bellas disputó 33 minutos, Haynes, 30, Beirán, 27. Mientras Green (cuya desaparición de las rotaciones sospecho que se debe a motivos exclusivamente técnicos) no mejor, Tucker no acabe de acoplarse y Bramos no consiga ser más regular, esta cuestión tiene difícil solución. Veremos si acaba pasando factura cuando avance la temporada.
  • El nivel del Valladolid. Salió descentrado, perdido en ataque y defensa cuando se encontró con que la táctica conservadora de su entrenador no funcionó. Luego mejoró el nivel de agresividad defensiva en el segundo tiempo y demostró algo de orgullo cuando la ventaja alcanzó los 30 puntos, pero también quedó claro que cuenta con muy pocos recursos para salir del puesto en que está ahora mismo. Ahora mismo me parece el principal candidato al descenso, porque el Murcia y el Lagun Aro están compitiendo mucho más que los pucelanos en sus derrotas.

El Granca a domicilio

Seis partidos tardó el Gran Canaria en estrenarse como visitante esta temporada. El año pasado fueron cinco. Otros años ha sido mucho peor; en la 2007/2008, por ejemplo, fueron 10 partidos (más de una vuelta). Ni siquiera en competición europea ha sido este año el único en que el rendimiento fuera de casa desciende tan exagarademente: hace dos años perdió por 29 y 30 puntos en las dos primeras fases (y aun así cayó en los cruces).

Tampoco se puede decir que sea un problema exclusivo del Gran Canaria. Esta temporada siguen sin ganar a domicilio el Bilbao y el Valladolid; otros años. Hay que tener en cuenta que en las últimas temporadas ha aumentado el dominio local en la ACB y que el último año, un 67% de los partidos los ganaron los locales.

Lo que viene
Con todo lo que ha pasado hasta ahora y lo mal que ha jugado el Gran Canaria al inicio de liga, todavía conserva posibilidades de ir a la Copa y de jugar los play-off, porque los rivales que quedan en las cinco jornadas de primera vuelta son, en su mayoría, de la parte media baja: Lagun Aro y Estudiantes en casa (además del Valencia, que no está en su mejor momento), y Zaragoza y Cajasol a domicilio. A ver si se confirma la mejoría en el juego y en el tiro.

sábado, diciembre 10, 2011

¿En qué ha cambiado el ataque del Gran Canaria?

Imagen del CID durante el partido contra el Real Madrid - ACB PHOTO
Estoy convencido de que uno de los motivos de que la decepción que está generando el Gran Canaria actual se debe a la comparación con el último tercio de liga regular. En este inicio de temporada vemos al equipo competir en casi todos los partidos pero sus problemas ofensivos son tan acuciados que las sensaciones que transmite son negativas incluso en alguna de las victorias.

¿Qué ha cambiado en el ataque grancanario -aparte de los jugadores, evidentemente- para pasar de anotar 81,3 (en esa racha triunfal de 12 partidos) a 64,5 puntos por partido en las 10 primeras jornadas? (la victoria contra Obradoiro la dejo fuera del análisis). Atendiendo a las evidencias estadísticas, esta vez sin detenerme a análisis individuales, destacan los siguientes apartados:


Menos puntería. ¿Peores tiradores?
Tiros de tres, uso y abuso
Lo más llamativo, lo más evidente del cambio es la puntería de los tiradores. Como se ve en la tabla a continuación, comparados los dos Granca, el de este año anota casi tres triples menor por partido a pesar de que tira un poco más (de cada 10 posesiones, casi 3 acaban en triples). El porcentaje en el del tiro de tres ha caído prácticamente en 13 puntos.


Reemplazar a Carroll y Wallace por Haynes y Palacios ha afectado a la amenaza desde el 6,75, sin lugar a dudas (entre ellos dos y Moran lanzaban el 40% de los triples del equipo). Pero con estos tampoco se garantizaba nada: el año pasado, en ese sprint final, la mejoría fue muy grande, porque en las 22 jornadas anteriores el porcentaje era del 34%. En todo caso, todos los jugadores exteriores que permanecen salvo Bellas (que aunque ha mejorado sigue teniendo un 28%) han empeorado su porcentaje este año.

Tiros de dos e intimidación recibida
En los tiros de dos también se aprecia un descenso en promedio de canastas y en puntería, si bien hay que aclarar que aquí se mezclan los tiros de cerca y de lejos. En todo caso, el 45% en tiros de dos es paupérrimo, sobre todo teniendo en cuenta que casi la mitad de los tiros en los partidos son de dos.


Aunque la mirada al juego interior la hago en otro punto, he incluido el número de tapones en contra porque se nota un importante crecimiento y porque, en la ACB actual, el Gran Canaria es el segundo equipo que más tapones recibe. Destaca especialmente la cantidad de gorros que se lleva Nelson, 1,3 por partido, el jugador más taponado de la liga.


Menos canastas fáciles (contraataques y rebotes ofensivos), ¿ritmo de juego más bajo?
Pedro Martínez suele decir que normalmente gana el equipo que más canastas fáciles consigue. Y creo que a él mismo le he escuchado decir que en la ACB actual hay más posibilidades de conseguir canastas fáciles tras rebote ofensivo que en contraataque, dada la frecuencia de esas faltas denominada tácticas.

Falta de amenaza en rebote defensivo
Desde este punto de vista, uno de los grandes diferencias respecto a la última racha de la temporada pasada es la amenaza desde el rebote ofensivo. El Granca 2010/2011 iba ferozmente al aro rival cuando fallaba tiros y estaba bastante por encima de la media de la liga en porcentaje de rechaces atrapados en tablero contrario. El de esta temporada parece mucho más preocupado por el balance defensivo, de evitar el contraataque rival.



Según se ve en la tabla, el equipo amarillo mejoraba en casi 18 puntos por cada 100 posesiones su ataque gracias al rebote, mientras que este año sólo lo hace en 11 puntos. Es decir, el rendimiento que le saca al rebote ofensivo ha disminuido un 40%.

Contraataque
Otro aspecto del juego que suele ser recurrente en el blog es el contraataque. A priori, todos esperábamos de este equipo que corriera más que en otros años, porque a priori ganaba velocidad y capacidad atlética con los nuevos componentes de la plantilla. Mi sensación es que no lo está haciendo -al menos, no después de las tres primeras jornadas-, pero no sabría decir por qué.



Según se aprecia en la tabla, el número de mates ha descendido (un indicativo de que no hay contraataques fáciles, casi mejor que el apartado contraataques de la estadística oficial), pero la firmeza del rebote defensivo es incluso mayor que la temporada pasada.

Mi sensación es que a los bases les cuesta demasiado lanzar el contraataque, apostar por correr, desde que los resultados son malos, por la falta de confianza y el miedo a perder balones. También puede contribuir que Beirán, siempre más preocupado del rebote defensivo que de correr la cancha, esté disputando tantos minutos y que Palacios haya abandonado su tendencia a correr con tanta frecuencia a cambio de fortalecer el rebote defensivo.

Ritmo de juego, pérdidas y número de posesiones
Sin embargo, no hay evidencias de que el ritmo de juego sea más bajo, porque el número de posesiones es similar (sólo 1,5 menor) y el porcentaje de pérdidas ligeramente mayor, como se ve en la siguiente tabla:



Menos agresividad en ataque, ¿menos juego al poste bajo?
Cantidad de tiros libres
Ya he escrito sobre los Four factors, los cuatro apartados del juego que más influyen en las victorias (en la NBA). Uno de ellos es la cantidad de tiros libres de que dispone cada equipo, un apartado en el que desde hace años el Gran Canaria es muy flojo.

En este inicio de liga, la cantidad de posesiones que acaban en tiros libres es, de nuevo, baja, pero además el porcentaje es muy malo (68% tras la jornada 11, el peor de la ACB), lo que resulta en anotar 4 puntos menos desde el 4,60 que en el último tercio del curso pasado.


Juego de los pívots
La otra fuente más habitual para conseguir faltas y tiros libres es el juego al poste, con los pívots atacando cerca del aro. Durante este inicio de liga, mi sensación era que la influencia de los pívots, en especial de Xavi Rey, no estaba siendo la misma que durante el último tercio de liga (a pesar de que ya comenté que su temporada, vista de modo global, no había sido tan buena).

En la siguiente tabla* reflejo la cantidad de posesiones que decidieron los que jugaron de cinco y el porcentaje de puntos que obtuvieron respecto al total del Gran Canaria.



Se puede apreciar que en realidad la influencia de los pívots en el ataque el año pasado tampoco era muy alto. Un reparto equitativo de los puntos llevaría a anotar un 20%, y por poco pasaba del 16%. Además, esta temporada la importancia de los puntos de los cincos incluso ha crecido, aunque todavía no haya alcanzado la cuota proporcional ni mucho menos.


* Para calcular estos datos sumé posesiones de Rey, Borovnjak y Samuel Domínguez en los últimos 9 partidos, pero en los anteriores hice un cálculo más difuso, añadiendo una estimación de la cantidad de posesiones que Wallace disfrutó en los minutos que coincidió con Nelson en cancha. Esas estimación está hecha de modo poco riguroso, por lo que estos datos son especialmente poco fiables, sólo orientativos.

jueves, diciembre 08, 2011

De cómo Bellas y Rey benefician al Gran Canaria (análisis estadístico de las primeras 10 jornadas)

Aprovechando que esta temporada estoy llevando el más/menos del Gran Canaria por mi cuenta y que ya han transcurridos 10 jornadas de liga (la Eurocopa la dejo al margen), creo interesante hacer un repaso de algunas tendencias que se pueden apreciar en la influencia de los jugadores del Gran Canaria.

He analizado tres datos: los puntos que anota el equipo con un jugador en cancha (contabilizados por 40 minutos), los que recibe y el más/menos. Las tablas con los datos las adjunto detrás de las conclusiones. Al final incluyo, también, dos advertencias sobre la fiabilidad de los datos, pero vaya por delante que sería más deseable -lo que ocurre es que no están disponibles- hacer este análisis con el número de posesiones en lugar de que con las estadísticas a 40 minutos.


La importancia de Bellas y Rey
Cuando se analizan las claves del bajo rendimiento del Gran Canaria es frecuente encontrar las escasas prestaciones de Xavi Rey como uno de los factores fundamentales. Yo mismo lo he escrito así. Sin embargo, a pesar de que sus números no están siendo los esperados y tampoco está mostrando demasiada regularidad, su presencia en cancha es la que más influye positivamente para el Gran Canaria.

Con Rey en la pista, el Gran Canaria supera a sus rivales por 10 puntos (y cuando no está, pierde por 52). Es el único jugador que tiene balance positivo, junto a Bellas.

Además, cuando el pívot catalán juega, el ataque insular es cuando alcanza su máximo rendimiento, con diferencia el que más beneficia (casi 5,5 puntos más por encima de la media). Este hecho contrasta con los números de Savané, que registra cifras muy bajas como señalaré más adelante.

Supongo que tiene que ver con que es el único -dada la baja forma de Savané- que juega cerca del aro y eso deja más espacios al resto, además de que es, de largo, el mejor reboteador ofensivo, lo que concede más posesiones al equipo.

El otro jugador con balance positivo cuando está en cancha es Tomás Bellas (+3); sin él, el balance es -45. En su caso, la diferencia con Green es, además, espectacular. La diferencia entre ambos se centra en cómo manejan al equipo para que anote. Con Bellas al mando, el Granca anota algo más de 67 puntos cada 40 minutos. Con Green, no llega a 59 (casi 8,5 puntos menos, más de un 10% de diferencia).

Bramos y Green, los mayores lunares
El polo apuesto a Bellas y Rey son Green y Bramos. Incluso aunque en los encuentros recientes el escolta griego ha tenido actuaciones de mérito, su impacto global en los números del Gran Canaria continúa siendo negativo.

Cuando juega Bramos, el conjunto insular recibe 43 puntos más de los que anota (el peor del equipo). Es el único que cuando no está registra una valoración más/menos positiva (es decir, sin él, el Gran Canaria anota un punto más de los que encaja). Cuando está Haynes como escolta, en cambio, los amarillos se quedan en -3.

En el caso de Green, su valoración más/menos está en -36, debido principalmente a los citados datos sobre cómo afecta al ataque colectivo y a que también perjudica ligeramente a los números defensivos.

Otro jugador cuya presencia coincide con los peores minutos del Granca es Palacios (-36 de valoración más/menos), un gran contraste con el otro ala-pívot con el que se turna, Nelson (que se queda en -5).

La debilidad defensiva de Ekperigin
Muchos aficionados y algunos periodistas han señalado a Lawrence Ekperigin como uno de los aciertos de este año. Sin duda, su manera de jugar, muy esforzada, con bastante actividad y garra, le hace ser de esos que se gana al público con rapidez. Pero, a pesar de lo notorio que es en defensa, hasta el momento está siendo una rémora para la defensa grancanaria.

Cuando Ekperigin está en cancha, los de Pedro Martínez encajan 34 puntos más de los que anotan, motivado por los casi 10 puntos más que recibe cada 40 minutos (77,28, cuando la media es 67,85). Sea como sea de intenso atrás, la escasa altura e intimidación del pívot con pasaporte inglés y sus problemas en el rebote acaban afectando al Gran Canaria.

El caso de Savané
Si Rey está teniendo un impacto positivo en el ataque insular, Savané, hasta el momento, está siendo el que más afecta negativamente. Con él en cancha, el Gran Canaria anota 12 puntos menos cada 40 minutos. Sin duda, su falta de forma está afectando a su capacidad de hacer daño cerca del aro (creo que la primera canasta que le vi meter en un 1x1 de espaldas fue precisamente contra el Barcelona esta semana) y eso lo está notando el equipo, falto de referencias cerca del aro.

En defensa, en cambio, es el que más destaca (baja en 10 puntos la media encajada), lo que puede indicar que aparte de cómo está afectando al Granca, con Savané hay menos posesiones por parte de cada equipo, se juega con menor ritmo. Habría que mirar el número de posesiones, dato que no tengo.

Tablas de datos

A continuación, van las tablas con los datos analizados. Bajo cada una de ellas incluyo una valoración general al margen de las conclusiones citadas.


En la última fila se aprecia los puntos que anota el Gran Canaria por cada 40 minutos (es algo menos que los puntos por partido debido a que jugó una prórroga). Dada la estructura de la plantilla, con dos jugadores que se alternan en cada puesto (salvo en el de pívot), se refleja claramente que Bellas, Haynes, Beirán, Nelson y Rey benefician más al ataque amarillo que Green, Bramos, Román Martínez, Palacios y Savané/Ekperigin.


Además de los citados casos de Savané y Ekperigin (que además juegan en la misma posición), en la defensa se observan menos oscilaciones, las cifras están más parejas. Aun así, podríamos decir que Bellas, Haynes, Beirán, Nelson y Savané ayudan a que el equipo encaje menos puntos que Green, Bramos, Román Martínez, Palacios y Rey/Ekperigin.


Hay algunos jugadores cuyas cifras no suman el -42 global. Se debe a esos escasos tramos de partido en los que, hasta el momento, Haynes ha jugado como base, Bramos como alero en el lugar de Román Martínez y, en el caso de los pívots, a que tanto Ekperigin como Savané se han perdido algún partido completo.

Dos cuestiones metodológicas: 

  1. Obviamente, estos números no son estadísticamente significativos, sólo revelan tendencias de lo que ha ocurrido hasta el momento en las primeras 10 jornadas de la ACB.
  2. Hay una ligera diferencia en el más/menos que yo calculo y el de acb.com, por eso los datos no son los mismos que los de la estadística oficial. Cuando un jugador es sustituido y hay tiros libres pendientes, yo asigno el resultado de esos tiros libres al jugador sustituido y no al que acaba de entrar (que todavía no ha podido influir en el juego), pero acb.com se lo da al sustituto.
  3. Como escribo al inicio, lo ideal sería medir posesiones, no puntos por minuto. Pero desde que los números del baloncesto cerró, no dispongo de esas cifras.

domingo, diciembre 04, 2011

El Barcelona gana cómodamente a un insulso Gran Canaria

El Barcelona venció con facilidad a un flojo, en juego y en espíritu, Gran Canaria (65-49). La diferencia no refleja la sensación de inferioridad visitante ni su escasa capacidad de competir, limitada a los primeros 16 minutos de encuentro.

Lo peor que se puede decir del partido y del Gran Canaria es que todo fue tal como se esperaba, que el último cuarto tuvo poca historia y que en los últimos 10 minutos, la mayoría de la expedición amarilla parecía pensar más en Turquía -próximo destino en la Eurocopa- que en el Palau Blaugrana.

Que la defensa culé es de las mejores de Europa es algo evidente. Que el ataque amarillo es, ahora mismo, de los peores de la ACB, tampoco es ningún secreto (ahora mismo no alcanza los 65 puntos de promedio). Así que los 49 puntos del Gran Canaria -igualando la peor marca anotadora de la temporada en la ACB- no son una sorpresa. Pero la manera de conseguirlos, con un 29% en tiros de dos, nula circulación de balón (5 asistencias únicamente) y escasa agresividad (5 tiros libres en todo el partido, sólo 2 encestados) es, para mí, decepcionante.

El fin del partido, en el minuto 16 y medio
Uno de los problemas que muestra el Gran Canaria en ataque con frecuencia es la incapacidad para reconocer las ventajas, los desequilibrios, o la dificultad para aprovecharlas.

En el momento en que Nelson sí supo sacar partido de su ventaja atacando a Lorbek con una penetración desde la línea de tres y puso al Gran Canaria a 5 puntos (27-22), Xavi Pascual se puso serio, pidió tiempo muerto y dio un empujón anímico a los suyos para dejar el encuentro sin más historia. Desde ese tiempo muerto hasta el final del tercer cuarto, el parcial fue de 27-14 en casi 14 minutos y resultó definitivo.

Aspectos tácticos
Según me decía un amigo, el comentarista de Televisión Canaria dijo que el Gran Canaria era ahora mismo el equipo con más recursos tácticos defensivos de la ACB. Hoy, sólo en la primera parte, ya habíamos visto dos tipos de zona (la 1-3-1 y la 2-3), la presión defensiva a toda cancha con 2x1 contra el base rival. Además, por supuesto de la defensa individual de ayudas y tapando líneas de pase habitual.

Todo ese arsenal táctico, empero, no basta para frenar a talentos como el de Marcelinhos Huertas, como el de Navarro (pese a que fue uno de sus días malos) o de Mickael, incluso aunque lo mostraran a ratos, lo justo para ganar. Pero la zona 1-3-1 evitó que el Barcelona jugara a placer el último cuarto, y quizá que la ventaja creciera hasta los 30 en lugar de quedarse en los 16 puntos finales.

Otro aspecto destacable fue el emparejamiento de los aleros con Pete Mickael, el prototipo de alero capaz de jugar al poste, pero con el que Beirán estuvo mucho más firme que de costumbre.

Como no hubo mucha más historia, ni siquiera merece la pena comentar sobre el rival, que jugó con el piloto automático gran parte del encuentro. Eso sí, algunas de las perlas que dejó Víctor Sada sirvieron para iluminar la mañana y compararlo con los jugadores que se marcharon a la NBA esta jornada.

Lo peor

  • El ataque, mirado de forma global. Un 29% en tiros de campo, 8 tapones en contra (y ninguno a favor), anotación entre 11 y 13 puntos en todos los cuartos...un despropósito, incluso aunque estuviera enfrente la temible defensa azulgrana. La falta de agresividad en ataque fue palmaria: sólo 5 tiros libres lanzados, todos en el último cuarto. Es decir, tres cuartos, más de 30 minutos, sin forzar falta en una penetración o en una acción de tiro en el poste bajo.
  • El movimiento de balón, inexistente. Creo haber escuchado el año pasado una afirmación de Pedro Martínez aludiendo a que el Barcelona era el equipo con mejores bases defensivos, porque rompían el sistema de ataque rival con frecuencia. La muestra es que el Gran Canaria consiguió únicamente 5 asistencias para sus 20 canastas, mientras el Barça sumó 17 para sus 29 canastas.
  • La incapacidad de sacar partido del juego interior. Aunque no fue el peor partido en ese sentido, porque Nelson sumó algunas canastas de mérito posteando y Rey sumó un par de canastas y rebotes de ataque, sólo vimos a Savané tirar a canasta en el segundo tiempo, porque nunca lo buscaron en esa situación. Y todo apunta a que sigue siendo el único pívot capaz de jugar de espaldas con criterio.
  • La falta de intensidad y concentración en el último cuarto. Puede parecer contradictorio, ya que el Barcelona logró sólo 11 puntos en el cuarto periodo, pero mi sensación es que si los locales no se hubieran dejado llevar como lo hicieron y hubiese acertado alguno de los muchos triples que lanzaron cómodamente, la ventaja hubiese crecido en lugar de disminuir. Aparte del desacierto catalán, fue muy importante la zona 1-3-1, que sin ser todo lo activa que era a principios de liga, sirvió para confundir a los de Xavi Pascual. 
  • La irregularidad constante de muchos jugadores. Casi diría que de todo el equipo. Pocos están jugando al nivel esperado de manera consistente; los que una semana están bien a la siguiente naufragan por el partido. Por ahora, la confianza que podían haber dado las victorias y buenas actuaciones en la Eurocopa no se están traduciendo en ninguna mejoría apreciable en la ACB.

Lo mejor

  • La defensa grancanaria del primer tiempo. Muy firme, superada más en acciones individuales que en juego colectivo, con dominio del rebote defensivo y evitando contraataques. Mirado con perspectiva, dejar al Barcelona en 65 puntos en su cancha es un buen indicador, pese a que, como digo, tampoco fuera el día más afortunado, ni en juego ni en acierto, de los locales. Y haciendo muy pocas faltas, además.
  • El reparto colectivo de la anotación. Casi parece cómico decir que es positivo que cinco jugadores anotaran entre 6 y 8 puntos cuando nadie llegó a la decena, pero creo que es bueno que la anotación esté repartida. Por mucho que haya quien crea que es imprescindible tener una figura referente tan preponderante como Carroll.
  • El control del balón. No lo cito únicamente porque fueran sólo 11 pérdidas frente a un equipo con bastante intensidad defensiva, sino porque viene siendo un buen dato del Gran Canaria, de los pocos que se conservan respecto a ese fabuloso sprint final de la temporada pasada.

Lo que viene
Hasta el momento, el Gran Canaria ha jugado con 7 de los 9 primeros equipos de la liga. Esto implica que en lo que queda de primera vuelta se enfrentará a rivales más cercanos a su clasificación actual. Los tres próximos, Obradoiro, Valaldolid y Lagun Aro, serán cruciales. 

Y me los perderé todos, porque ninguna televisión se digna a emitirlo.

martes, noviembre 15, 2011

Comienza la balsámica Eurocopa con victoria amarilla

La andadura del Gran Canaria en la Eurocopa en la temporada comenzó con victoria sobre el Lokomotiv Kuban (84-76), el rival con la plantilla más poderosa del grupo pero todavía poco conjuntando por lo visto en el CID esta noche. Los locales alcanzaron el tope anotador de la temporada (84), tuvieron un ritmo mucho más vivo en ataque de lo habitual y consiguió mantener la contribución colectiva en el aspecto ofensivo, con 5 jugadores que anotaron 10 puntos o más.

El partido tuvo la falta de intensidad y tensión que siempre ha caracterizado las fases iniciales de la Eurocopa. (Y que, como he escrito alguna vez, perjudican competitivamente a un equipo que tiene esa intensidad como principal virtud). Se atacó a un ritmo alto, hubo multitud de rebotes ofensivos en ambos aros y bastantes tiros de tres.

Comentaba el otro día sobre el poder balsámico que había tenido en temporadas anteriores la competición europea. Parece que se mantienen, especialmente sobre Taurean Green, que al fin tuvo una actuación brillante en ataque.

Lo mejor
  • El acierto desde el 6,75, por primera vez en la temporada en el 40% y también estrenando los dobles dígitos en triples convertidos. Seis jugadores convirtieron lanzamientos desde la línea de tres, con Green (4/7) como el más destacado.
  • La agresividad ofensiva. De nuevo se lanzaron bastantes tiros libres (19, por 6 del rival), se forzaron más faltas y los jugadores intentaron terminar con fuerza cerca del aro. Y eso que el rival contaba con pívots muy grandes, aunque Brezec no sea famoso por su dureza precisamente.
  • La aportación colectiva en anotación, especialmente del banquillo. Los 6 jugadores que empezaron como suplentes anotaron 56 puntos, por 28 de los 5 titulares. De nuevo, anotaron todos los que participaron excepto Savané y cinco jugadores alcanzaron o superaron la decena. Muchas buenas noticias en el acierto: a la aparición de Green hay que sumar la reaparición de Nelson, la propiedad microondas de Román Martínez y la fiabilidad que van alcanzando Haynes y Palacios.
  • El resultado es importante porque perder en casa en fases tan cortas es peligroso, porque supone comenzar con buen pie y eso es de esperar que genere confianza (y más después de la racha previa en liga). Y la diferencia de puntos es interesante, sin ser espectacular.
Lo peor
  • La pérdida de intensidad defensiva. La cantidad de canastas fáciles, en rebote ofensivos y penetraciones, fue altísima, probablemente mayor que en todos los partidos del CID previos juntos. En la rueda de prensa, Pedro Martínez dijo que el equipo debe saber que el camino para mejorar no pasa por ganar de esta manera, sino por esforzarse en defensa y trabajar unidos.
  • El nivel de juego del Lokomotiv. Con varios jugadores de talento pero muy poco conjuntados, se valió durante mucho tiempo de la superioridad física cerca del aro y de la inspiración ocasional de algunos jugadores. 
  • La debilidad en el rebote defensivo. El partido fue muy alocado y los conjuntos rebotearon mucho en el aro rival; además, los pívots del conjunto ruso tenían una clara superioridad de altura, pero es un aspecto que me preocupa porque en algunos partidos. Me temo que es más acusado con Ekperigin en cancha, que parece ser mejor reboteador de ataque que de defensa.
¿Supondrá un cambio de tendencia?
Igual que en otras ocasiones la competición europea ha servido para ilusionar a la afición, para variar el rumbo en las malas rachas o para no permitir que las derrotas tuvieron mucho tiempo para asentarse, también hemos visto que marchar bien o mal en la Eurocopa no tiene una repercusión directa en el rendimiento en la ACB, al menos en estas fases iniciales de competición. Caso distinto es el de la temporada pasada, cuando la eliminación europea justo pareció disparar el rendimiento del equipo.

Al menos, la victoria y la actuación individual de algunos jugadores quizá sí sirva para animarl a los que andaban alicaídos y para ir convenciendo al público del CID de que los extracomunitarios no se merecen los murmullos porque son capaces de aportar cosas positivas al equipo, incluso más allá de la anotación. Maljkovic dijo que estos jugadores van a acabar la temporada muy bien. Tanto, que teme que acabarán marchándose.

domingo, noviembre 13, 2011

La mejoría ofensiva del Gran Canaria tumba al Bilbao

Palacios penetra por la línea de fondo. ACB PHOTO
El Gran Canaria registró su segunda victoria de la temporada contra un flojo Bilbao (77-71) demostrando una mejoría evidente en varios apartados ofensivos y manteniendo su firmeza defensiva. Sólo los últimos 4 minutos dejaron alguna sombra sombre la firmeza de los amarillos, que dejaron marchar una renta de 15 puntos y llegaron a poner en peligro la victoria local en los últimos instantes.

Lo más importante, incluso más que la victoria en mi opinión, es que el Gran Canaria atacó mejor de lo que lo venía haciendo. Movió el balón bien, en ocasiones bastante bien, encontró buenas posiciones de tiro con regularidad, corrió cuando tuvo oportunidad y fue mucho más agresivo, lo que le sirvió para tener más tiros libres.

Todavía hay muchas cosas por mejorar, como la puntería en los triples (muchos fallos en tiros claros tras buena circulación de balón) y la amenaza del juego interior, que sigue casi sin aparecer. Aun con la mejoría de Rey hoy (su influencia en el partido fue muy alta, con él en cancha el resultado fue 42-24), prácticamente todos los puntos anotados en la zona por los interiores fueron producto de balones doblados. Se generó muy poco juego desde el poste bajo y hubo muchos ataques sin que el balón pasara por los pívots.

Aspectos tácticos
Una de los peores noticias de las últimas jornadas en el plano defensivo grancanario es lo mal que está funcionando la zona 1-3-1 después del prometedor inicio de temporada. Contra el Bilbao apareció sólo en dos o tres posesiones y mostró todas las debilidades (permitió un triple claro, un rebote ofensivo y una penetración sin oposición por el centro desde el 6,75 de Vasileiadis, con tiro libre adicional).

También el Bilbao se puso en su habitual zona 2-3 y dificultó los ataques del Gran Canaria, aunque no duró lo suficiente como para que hiciera daño.

De nuevo fue interesante ver cómo se solucionaba el problema Mumbrú. Esta vez hizo casi más daño cuando actuó como ala-pívot, porque jugó siempre abierto y castigó al final con sus triples, que de alero jugando al poste, porque Beirán lo contuvo con cierta solvencia (en cambio, a Román Martínez sí le sacó dos faltas y anotó con facilidad).

También Grimau intentó en un par de ocasiones los 1x1 de espaldas contra Martínez y Haynes, con buenos resultados para el ataque bilbaíno.

El Bilbao de Euroliga
Viendo jugar al Bilbao, casi nadie diría que es el subcampeón de liga. Con Aaron Jackson fuera de forma y desaparecidos Vasileiadis -muy bien defendido- y Janis Blums, el ataque vasco naufragó por completo (evidentemente, debido en gran medida a la intensidad defensiva amarilla). Sólo destacó Banic, que salvó varios ataques en los últimos segundos.

Los de Katsikaris tuvieron muchos problemas con la defensa a toda cancha del Gran Canaria y sólo se acercaron cuando empezaron a jugar a la desesperada, con acierto en los tiros de tres que lanzaban a la mínima oportunidad y cediendo los galones del ataque al escolta griego.

El entrenador visitante reconoció que los problemas del equipo son ahora mismo de mentalidad y que les está afectando la disputa de dos competiciones tan exigentes como la Euroliga y la ACB.

Lo mejor
  • La intensidad y actividad defensiva del Gran Canaria durante 36 minutos. A falta de esos últimos cuatro minutos, el Bilbao llevaba sólo 51 puntos, con un 38% en tiros de campo y 14 pérdidas de balón. Por mal que esté, un equipo con el talento individual de los vizcaínos no es fácil de defender, hay que estar muy firme en el 1x1, y los jugadores del Granca lo estuvieron.
  • La mejoría en ataque. Los insulares anotaron más de 68 puntos por primera vez en la temporada, alcanzaron un 68% en tiros de dos (estaba en el 45%) y fueron mucho más agresivos en ataque que en pasados encuentros (lanzaron 25 tiros libres cuando promediaban 16, por no recordar la ridícula cifra del partido de Alicante).
  • La contribución colectiva en anotación. Ocho jugadores anotaron entre 6 y 15 puntos y sólo Haynes lanzó 10 veces a canasta. Además, el único que se quedó sin anotar fue Savané, que fue el que menos tiempo disputó (6 minutos); también fue el único que tuvo valoración negativa. Tanto Haynes como Palacios estuvieron finísimos desde la media distancia, demostrando que es una suerte que dominan y que van encontrando su nicho ideal en el ataque grancanario. Esperemos que se mantenga.
  • La actitud de varios jugadores. Ya lo he alabado muchas veces, pero me encanta que haya jugadores con la valentía de Palacios y de Román Martínez. Que sigan tirando cuando tienen lanzamientos claros a pesar de haber fallado anteriormente y aguanten el runrún de la grada me parece especialmente elogiable. También me gustó mucho la intensidad de Rey en la presión tras el descanso y la iniciativa que mostró Green en ataque.

Lo peor
  • El bajón de concentración en los últimos cuatro minutos, muy acusado en defensa. Los números en tiros de campo durante esos cuatro minutos son reveladores: 5/5 en tiros de dos, 3/8 en tiros de tres (y eso que los últimos fueron muy desesperados) y 1/1 en tiros libres (un tiro adicional). Ese tipo de bajones son los que han originado los parciales en contra que han dilapidado las ventajas amarillas en encuentros anteriores. Debe ser una de las premisas del conjunto técnico evitar esas caídas de intensidad y concentración.
  • La falta de puntería en los triples. El porcentaje de hoy es muy malo (7/26, 26%), pero es especialmente grave por el número tan alto de intentos. Dado que la mayoría de ellos estuvieron bien tirados, que eran tiros claros con espacio y tiempo suficiente para armar el brazo, es de esperar que mejore. Porque algunos jugadores como Román Martínez y Bramos son mucho mejor tiradores de lo que han mostrado en este inicio de campaña.
  • La inexistencia del juego interior en ataque. Entre los tres pívots lanzaron sólo 8 veces, en ninguna de ellas tras jugar 1x1, casi siempre al recibir debajo del aro tras el pase de un compañero. Sólo Nelson se atrevió a mirar el aro tras postear, pero de nuevo con poco acierto. Entiendo que cuando los triples empiecen a entrar -lo harán, no me cabe duda; al menos, entrarán más que ahora-, tendrán más espacio. Pero, de momento, su presencia es muy escasa y eso facilita la defensa rival.
  • El desacierto en tiros libres. El 64% de acierto es muy bajo y más si ocurre en el final del partido y con tantos tiros disponibles. Pero lo peor es que el porcentaje global no alcanza el 68%, el peor registro de la liga de largo.

No se me ocurre mejor resumen que cerrar con las palabras de Haynes (traducidas por mí) en el resumen del partido en su web
Hemos tenido una dura rachita de derrotas últimamente y ganar este partido no significa que todos nuestros problemas estén resueltos. Pero lo que este partido sí significa es que tenemos algo sobre lo que construir y vamos a continuar yendo a jugar duro cada noche sin tener en cuenta el resultado del partido anterior.

¿Será balsámica la Eurocopa?
Una reflexión más: este martes empieza la Eurocopa con la visita del Lokomotiv Kuban, a priori el rival más fuerte del grupo. Tengo para mí que durante esta mala racha de resultados ha sido perjudicial para el Gran Canaria que no hubiese empezado la competición europea, porque en otras temporadas ha servido para aligerar la carga emocional de las derrotas y para ayudar a conjuntar al equipo en el inicio.

A ver qué tal se da esta temporada.

miércoles, noviembre 09, 2011

Himar Ojeda: "Ahora es cuando mejor tenemos que transmitir el club que somos"

El programa de 7.7 Radio A aro pasado, dirigido por Pepe Alvarado, se estrenó ayer con la entrevista a Himar Ojeda. Rescato algunas de sus declaraciones -tomadas por mí sobre la marcha, así que no son del todo textuales- e incluyo algún comentario entre corchetes. En La Provincia de hoy también salen declaraciones suyas.

¿Qué le pasa al equipo?
Hay varias circunstancias. Una realidad es clara: el equipo no está al máximo nivel, está teniendo muchas dificultades en el aspecto ofensivo. Si embargo, en el defensivo, estamos de sobresaliente. La pena es que no nos ha servido para ganar, por varias circunstancias:

  • Ha sido una pretemporada atípica, porque nunca habíamos tenido tantos jugadores con sus selecciones. Eso hizo que algunos se incorporaran sólo las dos últimas semanas de pretemporada.
  • Tenemos a dos jugadores que vuelven de lesiones graves, Savané y Green.
  • Palacios se lesionó durante la pretemporada.  [Añado que Palacios, como suele recalcar Pedro Martínez, también estuvo varios meses parado a finales de la temporada pasada]
  • Tenemos a varios debutantes en la categoría, Ekperigin, Haynes y Palacios.
  • Tuvimos mala suerte con Butler, que abandonó el equipo dos semanas antes de empezar la liga.

¿Eso convence al aficionado?
Lo que queremos transmitir al aficionado es nuestra manera de hacer las cosas siempre. Ahora es cuando más tenemos que mostrar el tipo de club que somos. Hoy hablaba con un agente y le decía que los resultados permiten tomar decisiones con tranquilidad.
Por ejemplo, hace tiempo que estamos detrás de un jugador, pero buscamos a alguien que realmente nos convenza. Ya nos pasó el año pasado, con lesiones de Rey y Savané y restuvimos más de un mes sin fichar a un jugador porque no lo encontrábamos

Pero teníamos a alguien que las metía...
Cuando estábamos sin un jugador interior también hubo muchas críticas y mucho nerviosismo presionando para que ficháramos a algún jugador. Se hizo cuando se creía que teníamos al jugador adecuado por circunstancias económicas, personalidad y de juego.
En aquel momento, si hubiésemos perdido 4-5 partidos no hubiésemos jugados los play-off. Ahora pasa igual, pero estamos perdiendo. Hay que tener en cuenta que la decisión que tomemos es para toda la temporada.

Las críticas van con el sueldo...
No, con el sueldo no va, va con el cargo [risas]

Por twitter preguntan por Trey Johnson, que acaba de salir de Teramo, y por Bullock
Johnson es un anotador, bastante potente, más un 2 que un 3, digamos que un dos y medio, lo conocemos de haberlo visto estos años en ligas de verano. A Bullock lo conocemos todos.
[Lo que no se dice pero hay que tener en cuenta es que Johnson se lesionó en pretemporada y todavía está tratando de recuperarse]

Ahora es difícil fichar, no hay un gran mercado, por múltiples circunstancias.  [Sin citarlo explícitamente, empieza a hablar sobre el lockout de la NBA] Si se disuelve el sindicato de jugadores de la NBA no se celebra la liga. Favorecería al Granca porque ahora hay algunos que están esperando a ver qué pasa. Si vamos a traer un jugador que se vaya a las dos o tres semanas, estaríamos en la misma situación que ahora.

[Noticia -o rumor- de hoy: "El Gran Canaria estudia el fichaje de Bullock". Himar ni confirmó ni desmintió, pero Pepe Alvarado me explicó que únicamente sonrió y que pareció no darle mucha importancia. En La Provincia también se profundiza en esta cuestión: "El mercado complica el fichaje del alero anotador"]

A quien no se está criticando es a Pedro Martínez
Es que creo que debe ser así, es muy buen entrernador. Es el que más partidos ha dirigido en ACB, ha demostrado su capacidad durante las temporadas que ha estado con nosotros. No hay por qué dudar de él.

Decías que estamos esperando a algunos jugadores. Como a Rey y a Green
Ese es otro aspecto importante. Estamos por debajo de nuestro nivel. Algunos no están dando el rendimiento que deberían. En algunos casos, es porque estaban lesionado y no han alcanzado la forma, como Green, otros porque acaban de llegar a la liga, como Palacios que va mejorando, y otros como Haynes, que poco a poco mejorarán, ya lo hizo bien en Alicante.
Hace 2 años, en casa no ganamos al Baskonia ni al Madrid, en Manresa perdimos por 20 y sin embargo fue una buena temporada. Salvo el caso de Alicante, habíamos hecho lo mismo que hace dos temporada, pero estas vez ha venido junto.

¿Moran habría aportado cosas?
Moran siempre aportaba, pero sería injusto decir que hubiese aportado más que Román. Nosotros no lo sustituimos por Román sino por Butler.

¿Qué mensaje le damos al aficionado?
Algunos han interpretado que si critican, yo personalmente no les considero buenos aficinados. Nunca he dicho eso, yo sé que hay muchos aficionados del club, que apoyan, critican, etc., y hay otros que no, que simplemente son aficionados puntuales, y eso en algunos partidos se nota, porque van a ver al otro equipo y animan al equipo grande.
El aficionado está preocupado y con toda razón, porque siempre hemos estado por encima de nuestro nivel.

[Aquí perdí una parte de lo que dijo, pero aludió a que todo el mundo reconoce que el Gran Canaria suele acabar por encima de su nivel y que este año no lo está]

Queremos ir poniendo jugadores de la cantera en el primer equipo, seguir con los jugadores que se esfuerzan y trabajan.

¿Qué pasa con los arbitrajes?
Realmente estamos teniendo mala suerte. No creo que haya una campaña con tra el Gran Canaria, ha habido partidos donde los árbitros ha estado bastante mal, y así lo ha reconocido el departamento de arbitraje.

domingo, noviembre 06, 2011

La pobreza anotadora del Granca se acentúa en Alicante

El Gran Canaria perdió en Alicante (58-55) confirmando sus problemas en ataque al registrar su anotación más baja de la temporada. Los dos equipos, con trayectorias y registros opuestos esta temporada, ofrecieron un partido de porcentajes bajos y pocos puntos que se resolvió en los últimos minutos, después de que los amarillos lograran remontar su mal inicio.

De la crónica de Efe y las estadísticas (el partido no se televisó y no lo pude seguir por ninguna radio porque vi el Estudiantes-CAI Zaragoza en el Palacio de los Deportes) extraigo algunas conclusiones:

  • Para no repetirme, no voy a abundar en la idea de que el Gran Canaria sigue con problemas para anotar (sin verlo no me atrevo a decir que atacó mal) y defendiendo con eficacia (hoy dejó en 58 puntos a un equipo que promediaba 75). 
  • El Gran Canaria llegó a colocarse a un punto en el último cuarto, pero estuvo unos 6 minutos sin anotar (del 33 al 39). El Alicante no lo aprovechó para rematar porque sólo anotó una canasta y un tiro libre en ese mismo periodo, pero le valió para llevarse la victoria. Vidorreta reconoció al final del partido que "podía haber ganado cualquiera".
  • Tremenda la diferencia en faltas (26-12) y en tiros libres (22-1). Las faltas de los insulares se explican en la crónica con el nivel de intensidad y la defensa a toda cancha durante casi todo el partido (algo que ya pasó contra el Madrid). La ausencia de faltas de los locales no se explica en ningún sitio. Haya tenido influencia el arbitraje o no, el ataque del Gran Canaria no se puede permitir esa falta de agresividad ofensiva. Hasta esta jornada, promediaba casi 20 tiros libres por encuentro, que pese al mal porcentaje (69%) aseguraba una cantidad de puntos vitales dada la falta de puntería general.
  • Por primera vez, el porcentaje de triples del Gran Canaria alcanza el 35%, tope de la temporada. No sirvió para nada debido al paupérrimo 41% en tiros de dos, a la inexistencia de tiros libres y a la cantidad de pérdidas.
  • Mirando las rotaciones, hay algunos mensajes claros a jugadores que, curiosamente, son de los que menos críticas están teniendo: Xavi Rey y Taurean Green. El pívot jugó sólo 8 minutos (sin aportar puntos ni rebotes) y el base, 13 minutos, en los que tuvo tiempo de lograr una valoración de -10, con 1/6 en tiros y 6 balones perdidos. Savané jugó más, 12 minutos, pero el hecho de que Ekperigin, con todas sus limitaciones, fuese el pívot que más tiempo estuvo en cancha es sintomático de la aportación de Rey y de Taph.
  • En la rotación también se aprecia que Román Martínez tiene cada vez menos importancia. Hoy no llegó a los 3 minutos disputados, probablemente porque su futuro cercano está en La Palma de nuevo.
  • Más sobre Green: en los 13 minutos que estuvo en cancha, el Granca perdió 9-22. Es decir, que sólo fue capaz de anotar cuatro veces: tiros de dos de Nelson, Beirán y Savané y el único triple conseguido por el propio Taurean.  Con Bellas en cancha, el marcador parcial fue 46-36 a favor del Granca.

Más información:

domingo, octubre 30, 2011

El Granca confirma sus fortalezas y sus defectos en la derrota contra el Madrid

Otro parcial demoledor en el tercer cuarto, 0-16 esta vez, decantó el partido en contra del Gran Canaria y a favor del Real Madrid (60-68). Antes y después de ese parcial, los amarillos mostraron las mismas virtudes -defensa intensa, concentración atrás- y los mismos defectos -falta de referentes ofensivos, ideas escasas en ataque- que llevan enseñando en estas primeras jornadas de liga.

El Gran Canaria sale del partido dejando buena imagen y la impresión de haber realizado un esfuerzo irreprochable. Una derrota contra el Real Madrid siempre entra dentro de lo probable y más si tienen a Rudy Fernández tan entonado como estuvo en el tercer cuarto. Pero al no ver una mejoría en el apartado ofensivo, las sensaciones siguen siendo más negativas que positivas.

Para explicar la derrota valen casi los mismos argumentos que frente al Manresa: en el tercer cuarto, durante cinco minutos, el Gran Canaria no hizo nada bien en ataque, le faltó un clavo al que agarrarse en ataque y eso repercutió en su nivel defensivo. Dicho de otro modo: ante la falta de soluciones colectivas y la imposibilidad de encontrar vías de anotación, no hubo ningún jugador con el talento suficiente -o incluso los arrestos necesarios- para sumar acciones positivas en ataque.

Así lo reconoció Pedro Martínez en la rueda de prensa posterior al encuentro. El problema en los parciales es de nuestro ataque, vino a decir el técnico, quien también ahondó en que esa carencia ofensiva acaba afectando al rendimiento defensivo.

Buscar como única razón de los problemas en ataque el descenso de talento ofensivo que conlleva el cambio de Carroll y Wallace por Haynes y Palacios me parece un reduccionismo simplista (y citar a Moran en este sentido me parece una broma). Los problemas son peores y más profundos, desde la falta de anotación interior al escaso acierto global en el triple, pasando por las poca efectividad en el contraataque. Cuando todo eso falla es cuando se echa en falta a Carroll y a Wallace; pero tampoco sólo a ellos: todavía no hemos visto al Green de principios del año pasado ni al Savané de los últimos años.

Aspectos tácticos
El Gran Canaria cambió su quinteto titular, dando la oportunidad de que jugaran desde inicio a Bramos, Savané y Green, probablemente con la idea de reforzar su confianza y contribuir a acelerar su recuperación (en el caso del griego-estadounidense, también debió influir los problemas en el tobillo de Haynes). Temí por un momento que Tomic sacara ventaja de su altura en el duelo con el senegalés, pero su equipo no lo buscó cerca del aro y Taph fue muy listo defendiéndolo.

Tampoco Nelson sufrió para tapar el tiro exterior de Mirotic, completamente fuera del partido toda la tarde.
En ataque, comenzó aprovechando las deficiencias del hispano-montenegrino atacándole en penetraciones y aprovechando el espacio para anotar de tres, pero luego se empecinó en buscar la situación de juego donde menos ventaja tenía, el 1x1 de espaldas al poste bajo.

La zona 1-3-1 del Granca sólo apareció en un ataque durante el último minuto del segundo cuarto (y surtió efecto, provocando una pérdida de balón del Madrid, que no supo leer correctamente). Sí se vio con mucha frecuencia los 2x1 al base rival y la presión en todo el campo que puso en aprietos al Madrid en bastantes ocasiones.

El Madrid, por su parte, sólo intentó la zona una vez y ejerció presión en toda la cancha menos de lo que lo venía haciendo en sus últimos encuentros. Fue interesante el reparto de minutos de sus pívots: Tomic fue titular, sustituido por Ibaka en primer término (¿jugará siempre de cinco?), y acabó dejando espacio a Begic, que fue el que más minutos disputó por su fortaleza atrás. Del mismo modo, el esfuerzo reboteador de Felipe Reyes acabó recompensado con más minutos que Mirotic.

El Real Madrid de Laso
Aparte del reparto de minutos y la aparición estelar de Rudy ya comentados, me interesa volver a las debilidades apuntadas en la entrada anterior. Creo que la debilidad defensiva de varios jugadores se confirmaron, incluido el balance defensivo en ciertos tramos del partido; también considero que las malas decisiones de los bases contra la presión amarilla en toda la cancha ayudó a mantener la posibilidad de remontada en el último cuarto.

En cambio, quizá no cabía dudar de los de Pablo Laso en la gestión de partidos igualados a pocos puntos (lo de su nivel a domicilio todavía está por ver). Y, en todo caso, mantuvo su acierto exterior (36%) y se apoyó en ese acierto durante el fatídico tercer cuarto.

Me queda la duda de qué va a ser de este equipo si se marcha Rudy Fernández durante la temporada. Ahora mismo es claramente el líder, contagia actividad en defensa y asume el protagonismo en ataque. Se permite, de hecho, corregir a Pablo Laso en los tiempos muertos y decidir cómo atacar. Habrá que ver si cuando no esté los demás jugadores se saben repartir esos roles.


Lo peor

  • Otra vez, el ataque amarillo, en general. Los porcentajes de tiro son bajísimos; hay muchos tramos del encuentro donde se toman malas decisiones y se juega demasiado individualmente; y se aprecia la falta de referentes ofensivos cuando las cosas van mal dadas.
  • La manera en que los apagones ofensivos repercuten en la defensa. Justo cuando más hay que apretar los dientes y buscar más la agresividad en defensa para robar balones y correr es cuando más débil ha estado el Gran Canaria atrás.
  • El nivel de Green, en defensa y en ataque. Soy el primero en reclamar que el bajo rendimiento el equipo no sirva para criticar a jugadores concretos, pero no puedo evitar recordar cómo fue la victoria del año pasado frente al Madrid, con Taurean arriesgando y decidiendo el partido. Es evidente que se encuentra en un periodo de adaptación tras la lesión, pero la falta de intensidad defensiva cuando salió en el segundo cuarto y permitió a Sergio Rodríguez correr (y jugar) a placer no tiene ninguna excusa. (Y además
  • La falta de puntería en el triple, un mal colectivo. De nuevo, muy flojos desde el perímetro, con algunos fallos en tiros claros y abiertos. Eso está dificultando que los interiores jueguen con más espacios y hagan daño en la pintura rival. Lo peor es que es un mal muy extendido en toda la plantilla: nadie llega al 40%, sólo Beirán alcanza el 36%, los demás están por debajo, con porcentajes muy malos.
  • Las excesivas faltas locales, que permitieron al Madrid sumar con asiduidad en varios momentos del partido, especialmente en el último cuarto. Es, quizá, la única pega que se puede poner a la defensa del Gran Canaria esta tarde.

Lo mejor
  • El nivel defensivo del Gran Canaria, que dejó a los blancos por debajo de los 80 puntos por primera vez en la temporada. Quien hoy viera al Real Madrid no entendería por qué está generando ilusión el conjunto de Laso; ni hubiese sabido por qué Tomic y Mirotic ya tienen equipo asignado en la NBA; ni habría reconocido a Carroll como el mismo jugador del año pasado...o del pasado jueves, sin ir más lejos. Gran parte del mérito de eso es de la defensa del Gran Canaria, muy intensa y seria durante casi todo el encuentro, a pesar del lunar que supone el exceso de faltas comentado.
  • El esfuerzo y la concentración del equipo durante todo el partido salvo los 5-7 minutos en los que se registró el parcial 0-16. Aparte de la citada defensa, los insulares estuvieron atentos para frenar los contraataquees en varias ocasiones -me pareció excelente Bellas en ese sentido, parando a los bases madrileños a base de piernas primero y de faltas si lo requería la ocasión- y para jugar hasta el final el encuentro, que dio oportunidades de ponerse a cinco puntos con algunos minutos por jugarse. 
  • Ver jugar a Rudy Fernández a este nivel. Incluso con la buena defensa de Bramos (vaya tapón le colocó en los inicios del tercer cuarto), Rudy tiró del carro madridista durante el parcial decisivo y anotó 12 puntos en el tercer cuarto, periodo en el que el Madrid se despegó en el marcador. Recuerda a su último año con el Joventut, al nivel de los mejores jugadores de Europa.
  • El control del rebote defensivo. El Gran Canaria empezó mal la temporada en este apartado y va mejorando (quizá porque ha dejado de hacer la zona 1-3-1 tanto tiempo). Es especialmente siginificativo en un partido con pívots tan altos (o tan ambiciosos en el rebote, en el caso de Felipe Reyes) como los del Madrid. Es interesante que además lo hace gracias a la suma colectiva.
  • El público, que llenó el CID y animó mucho más de lo que lo venía haciendo. La foto es espectacular:
El CID, abarrotado. Gran foto de Miguel Henríquez para ACB PHOTO


La situación actual y el calendario
Ahora empezarán a surgir comparaciones con los peores inicios del Granca, con las temporadas en las que se jugaba por no descender. En todo caso, conviene tener en cuenta contra quién ha jugado el Gran Canaria en estas cinco jornadas. Está claro que la imagen y el juego están a un nivel inferior a lo esperado ahora mismo, pero los resultados no son nada fuera de lo esperable: derrotas en el CID contra Baskonia y Madrid y a domicilio contra Manresa y Unicaja.

Ocurre que el paladar se acostumbra rápido a lo bueno y la sensación de poderío de la segunda vuelta de la temporada pasada todavía perdura. Pero durante muchos años ha sido habitual que al equipo le cueste mantener el nivel a domicilio.

Lo peor es que el calendario sigue trayendo malas noticias. El próximo viaje a Alicante enfrentará al Gran Canaria con un rival que tiene la moral por las nubes, el Lucentum de Kyle Singler (y de Pedro Llompart, quizá deberíamos añadir). Y luego llegará otro equipo de Euroliga al CID, el Bilbao.

Así que la mejoría debe ser rápida. Justo lo contrario a lo que sería necesario. Pero yo sigo confiando en que el equipo acabará jugando mejor...y en que Himar aplicará su habitual receta para fichar a un anotador exterior.

Jaycee, siempre amarillo
No me resisto a incluir la imagen de Carroll saludando al público al terminar el encuentro, en el que no brilló especialmente. La ovación en la presentación duró varios minutos con el público puesto en pie.

Carroll devuelve los aplausos al público grancanario.
ACB PHOTO

Tres motivos para el optimismo grancanario ante la visita del Madrid

Tras un sprint para ponerme al día con las dos últimas victorias del Real Madrid (contra Obradoiro, el fin de semana, y frente al Milán el pasado jueves), creo -o quizá quiero creer- que hay algunos motivos para pensar que el Madrid es asequible, al menos en el CID.

No voy a glosar las bondades del juego merengue, que son muchas, ni me detendré en describir lo atractivo que está siendo su juego por ahora. Sólo voy a comentar tres aspectos de su juego manifiestamente mejorables de los que puede sacar provecho el Gran Canaria:

1) Defensa individual de ciertos jugadores y balance defensivo
Varios de sus jugadores tienen un nivel defensivo bajo. El Madrid practica mayoritariamente una defensa individual que intenta ser bastante activa, sobre todo con Llull y Rudy en pista. Paracuenta con algunos jugadores que no dan el nivel y pierden la concentración atrás con cierta facilidad.

Sergio Rodríguez (aunque está presionando bien a toda cancha), Carroll y Mirotic son demasiado fáciles de rebasar en el 1x1 para un equipo del calibre del Madrid. Con los tres en cancha, la defensa colectiva baja enteros. Especialmente interesante es la debilidad que tiene Mirotic para defender las penetraciones de los interiores contrarios.

Sus pívots, Begic y Tomic, también acusan cierta tendencia a quedarse demasiado cerca del aro en el 2x2.

Asimismo, sus carencias en el balance defensivo fue uno de los aspectos que más explotó el Milán en el primer tiempo.

A priori, es un rival más asequible para el Gran Canaria que un equipo que sea muy buen defensor, porque los insulares hasta el momento concentran sus problemas en la ofensiva, precisamente.

2) Su lectura de juego es mejorable y pueden sufrir sin acierto en el triple
El único encuentro ACB en el que el Real Madrid registró porcentajes de tres por debajo del 35% fue el de Bilbao, donde cosechó su única derrota hasta el momento. Se quedó en un 24% y no supo encontrar los emparejamientos más beneficiosos cuando le faltó fluidez.

Esta carencia en la lectura del juego es propia de un equipo donde sus bases no están brillando en la dirección de juego. Sergio Rodríguez está en el peor nivel de juego que se le recuerda en la liga (su valoración más/menos comparada con la de Llull es paupérrima) y el menorquín sigue jugando igual que el año pasado, cuando actuaba como escolta. Es decir, buscando su tiro como opción principal cuando los sistemas no funcionan y sin capacidad para leer lo que necesita el ataque de su equipo de manera global.

3) Su nivel a domicilio no es igual que en casa y está por ver su rendimiento en partidos a pocos puntos
Hasta el momento, sus dos partidos como visitante se saldaron con victoria por 12 puntos en Valladolid, contra un Blancos de Rueda todavía con muchas dudas y muy poca puntería exterior, y derrota en Bilbao. No parece que haya encontrado el mismo nivel de brillantez que ha mostrado en sus partidos como local; de hecho, en Valladolid necesitó al mejor Rudy y en Bilbao recordó al Real Madrid liviano de la temporada pasada.

En todos sus encuentros ACB, además, ha conseguido más de 80 puntos (promedia 83), por lo que no sabemos cómo va a responder si tiene que jugar un partido con anotación baja. Este será sin duda uno de los objetivos de Pedro Martínez: no permitir el mismo nivel anotador de los madrileños.

Si el Gran Canaria consigue frenar este caudal ofensivo y aprovecha alguna de las otras debilidades comentadas, tiene posibilidades de ganar. Será muy difícil, pero ¿no lo parece todos los años y sin embargo lleva tantas victorias como derrotas en los últimos 10 años?


domingo, octubre 23, 2011

Nuevo apagón ofensivo del Gran Canaria para perder en Manresa

Un nuevo apagón ofensivo del Gran Canaria entre el tercer y el último cuarto, justo después de conseguir su máxima diferencia, permitió un espectacular parcial 18-0 local y dio la victoria al Manresa (69-60) en un encuentro poco lucido y nada vistoso. Igual que ocurrió en Málaga, los insulares se diluyeron en el momento más favorable y no supieron reaccionar cuando la intensidad defensiva del rival aumentó.

Los últimos 15 minutos del Gran Canaria fueron para olvidar, sin agresividad en ataque, con menos intensidad defensiva que de costumbre (sobre todo cerca del aro) y sin ningún asidero al que agarrarse. Prácticamente no hubo juego interior en el segundo tiempo, ni puntería (2/13 en triples en los dos últimos cuartos), ni capacidad de penetración ni movimiento de balón fluido.

Esa falta de agresividad en ataque se acabó contagiando en defensa. El Manresa anotó 37 puntos en esos 15 minutos, y sus porcentajes de tiro estuvieron por encima del 50% en el segundo tiempo (10/17 de dos; 4/7 de tres y 8/13 de uno). Ni siquiera la zona 1-3-1 que tan buena impresión había dado hasta el momento sirvió para cambiar el ritmo de manera significativa (aunque el Manresa tardó un rato en encontrar la manera de atacarla).

Falta de referencias ofensivas
Revisando los ataques de los últimos 15 minutos, se aprecia esa falta de referentes ofensivos claramente. Con Haynes desaparecido (sólo un tiro; luego se fue al banquillo), Nelson muy errático (fallo de dos, fallo de tres y tres pérdidas), Bramos perdido y el juego interior inexistente (entre Ekperigin y Rey, 3 tiros, ya al final), tuvo que ser Bellas quien se jugara la mayoría de los balones tras sustituir a Green, casi siempre por su cuenta.

El Gran Canaria de final de temporada era un equipo que mostraba una gran circulación de balón -en parte porque amenazaba de tres de manera consistente-, que corría siempre que podía y que, cuando no tenía recursos, fiaba su ataque a Carroll. El de este inicio de temporada ha funcionado mientras ha podido correr o ha tenido acierto desde el triple, pero nunca ha durado demasiado.

Y, claro, no están ni Carroll ni Wallace, sus dos atacantes más talentosos, pero para mí el mayor problema es que todavía no hemos visto al Gran Canaria pasarse el balón tan bien y sacar rendimiento del contraataque.

El Manresa
A principios de temporada escribí que el juego exterior del Manresa es ilusionante, porque al tiro de Gladyr y la experiencia de Montañez sumaba el potencial atlético y anotador de Downs. Y eso era antes de ver a Hanga, que tiene muy buenas condiciones físicas y técnicas. Sobre su juego interior, en cambio, tengo algunas dudas, a pesar de la clase de Doellman.

Tras verlo hoy, sin Downs, y con un partido muy flojo de Asselin, me reafirmo en mi idea. Todavía no juegan especialmente bien y fían demasiado su ataque interior a los 1x1 de Doellman, pero el propio Ponsarnau reconoce que a su equipo está todavía iniciando su construcción.

Por ahora, su defensa es bastante buena, gracias en parte a que la envergadura de sus exteriores complica el movimiento de balón y sus interiores son duros y van bien a las ayudas. Creo que mejorarán cuando el equipo esté completo y Álex Hernández vaya creciendo para permitir más descanso a Javi Rodríguez.

Lo peor
  • El ataque del Gran Canaria, en términos generales. Porcentajes de tiro muy bajos (41% de dos, 30% de tres y 64% en tiros libres), multitud de pérdidas de balón (algunas pocas forzadas, como varios pases blandos de Haynes) y casi sin ningún aspecto interesante o destacable, salvo los arrestos de Bellas para tomar la determinación en el último tramo. 
  • La blandura defensiva de varios tramos del segundo periodo. Hubo demasiadas canastas con falta y tiro adicional, varias canastas fáciles bajo el aro, incluso contra la zona 1-3-1 y Doellman campó a sus anchas cerca del aro (especialmente contra Nelson, a quien le cuesta horrores defender 1x1 en el poste bajo).
  • La falta de oficio que parece tener el equipo, que de nuevo cae en picado justo en el momento que alcanza su máxima renta. Ni en Málaga ni hoy en Manresa se vio capacidad de leer el partido cuando venían malas, de buscar otras vías de anotación y sacar faltas. De aguantar el chaparrón sin irse del partido, en definitiva. Todo lo contrario: en esas rachas negativas, el Gran Canaria se diluyó y no se recuperó.
  • La sensación de debilidad como visitante. Volvemos a lo de todos los años, de nuevo cuesta mantener la capacidad competitiva durante los 40 minutos. A ver cuánto tarda en estrenarse este año.
  • La ausencia de convicción que me pareció apreciar en la zona 1-3-1. Por primera vez en esta temporada, esta defensa no tuvo impacto en el partido prácticamente. Con mucha menos actividad que otras veces y de nuevo mostrando sus puntos débiles ante los triples de Gladyr.

Lo mejor
  • La contribución anotadora colectiva. Cuatro jugadores entre 9 y 12 puntos, con Palacios como máximo encestador. Es un dato positivo, porque debería hacer más dificíl defender al Gran Canaria y mantener focos anotadores que salen del banquillo. Aunque a veces se note la falta de un referente claro, un go-to guy, como dicen los americanos.
  • La seguridad en el rebote defensivo. Había sido un problema en bastantes momentos de los partidos anteriores, permitiendo segundas oportunidades con demasiada frecuencia. El Manresa sólo atrapó tres rechaces en el aro grancanario, por 24 defensivos de los amarillos.
  • El paso adelante que se han atrevido a dar Beirán y, sobre todo, Bellas. El alero ha tirado 15 triples en los últimos dos partidos, mientras que el base lanzó 7 veces en los últimos 15 minutos, cuando más necesitaba el equipo sumar en ataque. No es un buen indicio ahora mismo para el Gran Canaria, pero sí demuestra que son dos jugadores con valentía. Que siempre ayuda.

Capacidad de mejora
Llevo casi desde el inicio de liga argumentando que en las dos últimas temporadas el Gran Canaria mejoró mucho con el avance de la competición y que los resultados y el juego actual no deben llevar a visiones catastrofistas.

Visto de manera retrospectiva, que en la 2009/2010, con tan pocos jugadores produciendo de manera consistente y un equipo tan dependiente de Carroll, se alcanzaran los play-off tras no haber llegado a la Copa tiene muchísimo mérito. El año pasado, el salto en calidad de juego y en capacidad competitiva en la segunda vuelta fue espectacular.

Y, sin embargo, mucho piensan que este equipo no tiene el mismo recorrido. Yo creo que sí, y expongo mis razones:

  • Es un equipo bastante joven, con tres americanos que están iniciando su segunda temporada como profesionales y en Europa (Haynes, Martínez y Ekperigin). Van a ser irregulares todavía un tiempo, pero poco a poco mejorarán los dos. Está claro que el nivel óptimo de Román no es tan alto como el de Marquez, pero tiene sus recursos, sobre todo en el tiro. Y el escolta todavía acusa el cambio respecto a la liga francesa. Parece que pocos recuerdan los inicios de English, por ejemplo (9,11 y 14 puntos en jornada 2, 3 y 4 tras debutar con 18, y con 5 de valoración en esas 3 jornadas)
  • El grueso del equipo continúa tras la temporada pasada, incluidos algunos a los que no se dejó de alabar al terminar la temporada, como Rey, Beirán y Bellas.
  • Palacios va a mejorar. De hecho, ya mostró hoy más capacidad de anotar -por ahora cerca del aro, ya lo irá haciendo desde media distancia- y con él en cancha, el Gran Canaria ganó el parcial (25-21). Eso permitirá, espero, que Nelson no tenga que acaparar tanto juego durante tanto tiempo, con lo que será más efectivo.
  • La evolución de los dos años anteriores refleja que el trabajo del equipo técnico va sacando rendimiento de las características de los jugadores conforme avanza la temporada y acaba extrayendo muy buenos resultados de sus virtudes.


Pero, sobre todo, creo en la mejoría del equipo porque se lo ha ganado. Todos los años surgen voces negativas pronosticando una temporada difícil. Y, en el último decenio, todos los años, hasta ahora, el Gran Canaria ha entrado en los play-off salvo en una ocasión, que quedó noveno a una victoria. 

domingo, octubre 09, 2011

Estreno con derrota del Gran Canaria en Málaga

Unos últimos 12 minutos muy mal jugados del Gran Canaria en Málaga llevaron a una derrota más abultada de la cuenta (85-68) y oscurecieron la buena imagen previa de los amarillos en su debut liguero. Los problemas para anotar en el cuarto periodo (sólo una canasta en juego) y para defender el tiro exterior del Unicaja (9/14 de tres en el segundo tiempo) lastraron las posibilidades de competir del conjunto insular.

Cuando Taurean Green anotó uno de sus triples lejanísimos e igualó la máxima ventaja del Gran Canaria, 9 puntos (46-55) empezó la remontada local. Hasta ese momento, en casi 28 minutos, el Unicaja había anotado 46 puntos. En los últimos 12 y algunos segundos, consiguió otros 39 (18 de ellos, casi la mitad, desde el 6,75), por sólo 13 de los amarillos, muy superados en defensa.

Es evidente que al Gran Canaria le queda mucho camino por recorrer para llegar al punto que Pedro Martínez quiere. Si algo se ha ganado este equipo año tras año es la confianza en el trabajo. Pero no hay que desmerecer el partido del Unicaja, muy acertado en el tiro en el segundo tiempo, que movió bien el balón y supo encontrar el antídoto a la defensa zonal grancanaria y que supo aprovechar su ventaja física o atlética cerca del aro.

Aspectos tácticos
El detalle más destacado del encuentro en el plano táctico fue la defensa 1-3-1 que planteó en varias fases y durante bastante tiempo el Gran Canaria. Era una defensa muy agresiva (casi una presionante a media cancha al más puro estilo Dan Peterson), con Xavi Rey muy bien posicionado y muy activo de manos en el puesto central y constante movimiento. Sirvió para cambiar el ritmo de partido, para robar balones y correr, y con ella se despegó en el tercer cuarto el Gran Canaria.

Le fue tan bien con esa defensa que se mantuvo quizá demasiado tiempo, permitiendo que el Unicaja ahondara en sus puntos débiles (las esquinas) y empezara a meter de tres en tres y a mover el balón con criterio. Con todo, su acierto se mantuvo contra la defensa individual, por lo que no se puede culpar al planteamiento táctico.

Otro punto importante fue el duelo cerca del aro y el emparejamiento con Sinanovic. Pedro Martínez movió a sus pívots de forma que con el bosnio en cancha, siempre estuviera Rey, pero con el paso de los minutos y los cambios, se vio emparejado con Savané algunos minutos. Hizo daño con ambos en pista, en cualquier caso.

Dos apuntes del Unicaja
Desde luego, el partido sirve para reforzar la moral de los malagueños. La victoria contra su rival maldito el año pasado; el hecho de haber ganado sin su principal amenaza interior, Joel Freeland, en un partido discreto de sus dos bases (mejor Valters que Rowland, eso sí) son cuestiones importantes cuando empieza una temporada.

Pero, sobre todo, hacía tiempo que no veía jugar tan bien al Unicaja, moviendo el balón con rapidez, buscando el pase extra, alternando juego interior y exterior, yendo al rebote ofensivo por sistema y corriendo cuando tenía oportunidad. No fue un partido fácil para ellos y lo resolvieron bien.

Lo peor
  • El bajón de intensidad cuando el partido se puso cuesta arriba. Sobró ansiedad, faltó sosiego, confianza y temple para saber jugar. Que la máxima diferencia sea la del marcador final dice mucho de cómo encararon el tramo final del encuentro ambos equipos. En estos partidos también hay que mostrar oficio para evitar que el average se vaya de esa manera.
  • La debilidad defensiva en el último tramo del encuentro. Encajar 39 puntos en 12 minutos lleva casi siempre a la derrota, sobre todo si son los definitivos. Entiendo que luchar contra un equipo tan acertado es difícil, pero hubo algunas canastas fruto de la falta de concentración visitante. El alley-up a Sinanovic con pase desde media cancha es una acción que nunca debe encajar un equipo intenso atrás. 
  • El rebote defensivo. El Unicaja hizo daño consiguiendo segundas oportunidades durante todo el partido (15 rebotes ofensivos por 20 defensivos el Granca). Para poder correr como -a ratos- parecía querer el conjunto amarillo, hubiese necesitado dominar mucho mejor el rebote en su aro. También en este apartado se notó la altura de Sinanovic.
  • La falta de acierto en el tiro exterior. El 5/21 en triples permitió que el Unicaja fuera mejorando la defensa interior poco a poco, al tener confianza para cerrarse sobre su aro, con lo que atenuó el daño que varias fases de la primera fase hicieron los interiores visitantes. A priori, este me parece uno de los puntos débiles del Gran Canaria, si Román Martínez no nos sorprende mucho, que lo dudo, porque la mayoría de los exteriores son tiradores demasiado irregulares.
  • La falta de aportación de los extracomunitarios llegados de la LEB. Es de esperar que les cueste adaptarse a la ACB por su exigencia y el salto físico y atlético que supone. Pero hay algunos aspectos mentales, como la ansiedad en ataque y defensa, que deben controlar mejor. Palacios cometió demasiados errores en defensa por precipitación y quiso hacer demasiado en ataque. Estoy convencido de que mejorará en cuento vaya aclimatándose a la competición, pero tiene que entender que va a ser poco a poco. Aun así, un dato a su favor: con Nelson en cancha, el equipo quedó -18; con él, +2 (el único en positivo en la valoración más/menos).
  • El atasco ofensivo en el último cuarto. La única canasta en juego fue de Bellas; el resto (solo 7 puntos) llegó en tiros libres. No se supieron encontrar las ventajas que hasta ese momento se habían buscado bien, se tomaron malas decisiones y la circulación de balón desapareció.
Lo mejor
  • Las ganas de correr y la circulación de balón en los tres primeros cuartos. En general la propuesta de juego puesta en práctica por los de Pedro Martínez me gustó mucho, hasta que se le apagó la luz en ataque y mostró ansiedad en defensa. La actividad defensiva con la zona 1-3-1 fue tremenda y la velocidad de Nelson y Palacios para correr al contragolpe fueron significativas. El propio Savané completó un contraataque muy bien llevado por Bellas. Va a ser un arma importante, porque en estático costará más anotar.
  • La inteligencia en ataque demostrada en el primer tiempo. Me gustó mucho que con Peric jugando de ala-pívot se buscar a Nelson en el poste bajo, y que viendo la ventaja de Rey sobre Zoric se girara el ataque al juego interior.
  • La actividad de la zona 1-3-1, impresionante por momentos. Muy interesante la propuesta, con Rey en el medio, con la presión sobre balón e intentando los 2x1 en los lados. Funcionó para dar la vuelta y aunque el Unicaja acabó atacándola bien cuando iba sobrado de confianza y acierto en el tiro exterior, el resultado fue mucho mejor que con la defensa individual.
  • El debut de Haynes, la sensación de recuperación de Green y Savané, la confianza que va cogiendo Bellas, la lucha que siempre ofrece Ekperigin, la aportación de Rey jugando cerca del aro. Hay muchos síntomas para ser optimista: el Gran Canaria compitió bien durante 30 minutos en la cancha de un equipo de nivel Euroliga, aunque le faltara Freeland, uno de sus principales referentes.

Que hay mucho por mejorar es evidente. Pero sacar conclusiones con un solo partido de liga me parece, además de un error, muy arriesgado. Las últimas campañas del Gran Canaria están plagados de malos encuentros iniciales y el equipo siempre ha remontado.

La semana que viene llegan dos rivales al CID. El primero, el Baskonia, también es una liga algo lejana para el Gran Canaria, aunque malo será que no compita algo mejor que contra Unicaja. El segundo rival, el Murcia, probablemente nos dé una medida más real del nivel del Gran Canaria.