domingo, febrero 20, 2011

Importante derrota de un voluble Gran Canaria en Fuenlabrada

Mainoldi lanza de tres ante el esfuerzo de Jaycee Carroll, que llega tarde a su intento de tapón - ACB PHOTO
Irregular e incosistente, el Gran Canaria cayó justamente en Fuenlabrada (92-81), que se aleja en la clasificación y asesta un golpe importante a las aspiraciones amarillas de estar en play-off. De nuevo con una defensa extremadamente irregular, encajando muchos más puntos de lo habitual y con problemas de concentración de varios jugadores, los insulares se vieron superados claramente durante la mayor parte del encuentro y sólo reaccionaron en el último periodo, cuando era demasiado tarde.

El motivo final de la derrota fue la comodidad con que el Fuenlabrada atacó durante la mayor parte del encuentro, la facilidad para resolver en 1x1 y la variedad de vías que encontró para anotar, incluidos varios contraataques donde se apreció mal balance defensivo isleño. Con 92 puntos en contra fuera de casa, este Gran Canaria no puede ganar. Es cierto que los de Maldonado son un buen equipo ofensivo, pero las facilidades que encontró en varias fases fueron excesivas.

Puede sonar a excusa, sobre todo jugando con un equipo que perdió a mitad de liga a su pívot más importante, pero la baja de Savané se notó mucho. Como ya he escrito, en un equipo caracterizado por la defensa como es el Gran Canaria, un defensor del nivel de Savané -muy listo leyendo el ataque, siempre bien colocado para las ayudas- es de los que da consistencia al equipo. Sin él, se juntan dos factores que están haciendo mucho daño (al menos, ya se vieron en la Copa):
  • el resto de pívots debe disputar muchos minutos -especialmente Wallace- y se les nota en el cansancio y en la falta de piernas para las ayudas defensivas. La diferencia de energía de los pívots cuando entró Biyombo fue patente y tuvo bastante influencia en el juego durante el primer tiempo.
  • Xavi Rey, el único cinco puro disponible, tiene muchísimos problemas para defender cuando sale de la zona, y los equipos contrarios lo están aprovechando. Un dato revelador del partido: con él en cancha, el Fuenlabrada anotó 57 puntos en 22 minutos. Sin él, se quedó en 34 puntos en 18 minutos.
Los de Pedro Martínez jugaron, pero sobre todo defendieron, a ráfagas. Los 8 primeros minutos estuvieron muy mal atrás; luego se recompusieron y tuvieron momentos de buena intensidad. En el tercer cuarto desaparecieron de nuevo y resucitaron en los últimos 7 minutos de partido, en los que se pusieron a siete y tuvieron balón para ponerse a cinco cuando quedaban tres minutos, pero una mala decisión de Bellas lo impidió, y el triple posterior de Mainoldi sentenció.

Apuntes tácticos
Como caracteriza a a ambos técnicos (ya escribí sobre ello), los dos equipos defendieron en individual todo el partido. Laviña hizo una defensa muy agresiva a Carroll, que estuvo fuera del partido en todo momento, y Cortaberría tomó al base cuando salíó a pista, para dificultar el movimiento de balón con su altura. El Fuenlabrada no presionó demasiado a toda cancha, quizá porque no le hizo mucha falta y porque sólo lo hace con determinados jugadores en pista. En todo caso, el Gran Canaria lo resolvió bien siempre, con un sistema preparado para ello.

Los insulares sí ejercieron la presión más veces. En la remontada del último cuarto en la que rebajaron la desventaja en 14 puntos, esa defensa a toda cancha fue muy efectiva y coordinada, con todos los jugadores haciendo el esfuerzo de saltar al 2x1 y corriendo a cortar el pase fácil. La pena es que en los tres cuartos anteriores, la convicción y solidaridad de los amarillos (hoy con vestimenta azul) no fue la misma y los locales la salvaron sin problemas.

El Fuenlabrada de Maldonado
Me gusta tanto cómo juega el Fuenlabrada y me parece tan bien entrenado, que dediqué una entrada específica a alabar el trabajo de Maldonado al frente del conjunto madrileño. Contra el Gran Canaria se vieron muchos de los rasgos que caracterizan el juego del Fuenla: buen movimiento del balón, salida de la presión casi sin usar el bote (excepto en el tramo final, quizá por la relajación ante la diferencia en el marcador) y ganas de correr.

Hubo una jugada que me pareció paradigmática de la filosofía de juego del equipo y del entrenador. En plena remontada grancanaria, con 83-72 a algo más de tres minutos, el Fuenlabrada agotó la posesión sin tirar. Los amarillos habían apretado bien en defensa, pero los locales movieron el balón con criterio y se lo hicieron llegar a Rabaseda, que se equivocó al driblar en lugar de lanzar. En ese momento, Maldonado se levantó y aplaudió a su equipo, porque había hecho bien el movimiento de balón sin precipitarse ni abusar del bote. Son esos detalles los que llevan a un equipo a jugar bien, incluso más allá del resultado.

Lo peor
  • Los bajones de intensidad y concentración del Gran Canaria. Permitir 27 puntos en el primer cuarto, encajar un parcial 20-2 y anotar únicamente 7 puntos (sólo una canasta en juego) en el tercer periodo son rasgos de un equipo sin consistencia, alejado de la seriedad y oficio que necesita un conjunto como el Gran Canaria para poder competir cuando juega a domicilio.
  • Esos bajones los personifican dos jugadores: Green y Rey. Con el base norteamericano en cancha, el Gran Canaria perdió por 21 (lo que habla también del buen partido en general de Bellas, que hizo +10 en la valoración más/menos); con el pívot en pista, la diferencia del Fuenlabrada creció siempre, en todas sus apariciones (y ya cité cómo sufrió en defensa el equipo cuando estuvo presente). Green está teniendo un rendimiento tan bajo que otra vez vuelve a salir como suplente, mientras su defensa sigue haciendo aguas. Rey es, sin duda, el que más saca de sus casillas a Pedro Martínez. Su partido fue tan malo que en los 12 últimos minutos sólo apareció durante 50 segundos para dar descanso a Wallace y Nelson. Su caso es curioso, porque muchos lo destacaban en encuentros recientes, pero me temo que dejan de lado los problemas que tiene para defender el 2x2 que tanto están explotando los rivales.
  • El atasco ofensivo sin la aportación de Carroll. Con Laviña pegado como una lapa (y en su caso, eso implica mucho karate press) buena parte del encuentro, Jaycee estuvo fallón, poco participativo e inusitadamente temeroso de lanzar en varias ocasiones. Tuvo problemas en el bote y no estuvo cómodo en ningún momento. El Gran Canaria lo acusó mucho, hasta que Wallace se hizo con los mandos en ataque, castigó mucho desde el triple y encontró maneras de anotar en el poste bajo y tras rebote ofensivo. Pero gran parte del daño ya estaba hecho.
  • La clasificación tras la derrota y la sensación de vacío sin Savané. El espacio que deja el senegalés es mucho mayor de lo que ocupan sus dos musculosos metros. Sin un recambio fiable que empiece a producir cuanto antes, me temo que el Gran Canaria va a sufrir bastante en lo que queda de temporada para sumar victorias. Y ya tiene a muchos equipos que se van distanciando, como el Fuenlabrada.
  • El doble rasero arbitral. No me quejo, ni mucho menos, de nada relacionado con el Gran Canaria. No creo que fueran significativos sus errores, ni que beneficiaran especialmente a ninguno de los dos equipos. Pero ver cómo permiten a Guardia defender como lo hace y compararlo con el castigo al que sometieron a Biyombo me pareció escandaloso. No es nada nuevo que a los veteranos se les permite más y que a los novatos se les castiga, pero sigue pareciendo una actitud cobarde y que dice poco de los colegiados e incluso de la competición.
Lo mejor
  • La reacción final. Cuando en el tercer cuarto el Gran Canaria estaba 20 abajo y parecía que hasta Pedro Martínez se daba por vencido, el equipo, con Wallace a la cabeza, reaccionó, aprovechó la relajación del Fuenlabrada y siguió luchando hasta el final. Acabar bien es importante y perder de 11 en lugar de 24 (creo que fue la máxima diferencia) deja una sensación diferente en la cabeza de los jugadores a la hora de encarar el próximo partido.
  • El liderazgo de CJ Wallace. No me refiero a su espectacular acierto, sino al hecho de coger las riendas y atreverse a tirar cuando los demás no lo hacían y, sobre todo, a la manera en la que empuja y anima al equipo, hablando mucho con los demás jugadores e incluso con el entrenador. Cuando, en plena remontada y después de haber anotado 10 puntos en 5 minutos, Pedro Martínez lo sentó, Wallace se enfureció. Salió cabreado, hablando mucho, hasta el punto de que uno de los técnicos ayudantes le tuvo que explicar que sería sólo un breve descanso para tomar aire (fueron exactamente 17 segundos de juego, según acb.com). Pero me pareció un rasgo positivo, una demostración de que sus ganas de ganar y seguir jugando le impedían pensar en el cansancio. Verlo hablar y animar en los tiempos muertos no tiene precio. Savané ya tiene relevo como líder del equipo.
  • El debut en ACB de Samuel Domínguez. Jugó los tres minutos que precedieron al descanso cuando Nelson hizo su tercera falta. En ese tiempo es difícil enjuiciar su labor, pero se le vieron buenos detalles: duro en los bloqueos (mucho más que otros jugadores con físicos más rocosos), atento al rebote y a los pases doblados de los bases, con uno de los cuales anotó su primera canasta en un semigancho con la mano izquierda que tan bien maneja. Su capacidad física es todavía escasa -comparar sus hombros con los de Biyombo, que tiene un año menos, es doloroso- pero de Samuel se puede decir que entiende el juego y que se esfuerza siempre. Y eso no es tan habitual en jugadores de su edad. Sólo falta que Alejandro López, que sí comparte esas cualidades, juegue también.
Un canario en el Fernando Martín
No fui el único canario en la cancha fuenlabreña. En realidad, había bastantes seguidores del Gran Canaria, aunque un tanto esparcidos y no se les oyó mucho, pese a que el pabellón tampoco se llenó. Me llamó la atención lo pequeño que es el Fernando Martín, donde me parece imposible que entren 4.000 personas (y mucho menos los 5.180 que aparecen en la estadística oficial). De hecho, lo veo mucho más pequeño que el de Agüimes, por poner un ejemplo. Y el ambiente es más propio de una competición de barrio (dicho esto sin ningún carácter peyorativo). O será que tengo demasiado reciente la Copa del Rey en el Palacio de los Deportes.

Amarga reflexión final
Será que salí pesimista del Fernando Martín, pero estuve pensando que el Gran Canaria hila tan fino cada año para aparecer en play-off que cualquier contratiempo lo desequilibra.

Durante los últimos cinco años, los insulares no habían tenido que afrontar lesiones graves de ninguna de sus piezas principales. Es decir, que es una situación novedosa en la situación económica actual y con Himar Ojeda como director general. Quizá eso sirva para que muchos vean qué difícil es conseguir lo que el Granca logra y qué ajustada está la plantilla para competir en dos competiciones tan duras.

En el vídeo de acbtv.com no creo que se refleje lo que fue el partido, pero se verán los mates de Biyombo y Ayón y la racha de triples de Wallace.

9 comentarios:

mariolaw dijo...

no pudo ver el partido ya que estaba recuperándome de una trail que corrí esa mañana, pero con la estadísticas en la mano, me preocupa la actitud de green.

Vas a tener razón cuando pusiste tus reparos al anunciar su fichaje.

También decir que me muerdo la lengua de lo dicho sobre Bellas en este blog, está dando sobriedad e intensidad defensiva al equipo.

Ojala fichen a alguien rapido, y que de resultado.

Por cierto sobre Samuel, menudo tapón en la ULEB

ruymanfm dijo...

Sin las estadísticas, probablemente también te preocuparía. Se jugó dos triples a destiempo y no buscó otras vías de anotación, cosa que sí hizo Bellas, más incisivo que de costumbre.

Hay un dato que comenté previamente pero no destaco en la crónica: el Fuenlabrada jugó sin Valters, con Colom como único base, tomando ese papel Kus y Cortaberría cuando no estuvo. El Gran Canaria no supo aprovecharlo del todo porque no presionó con insistencia al base.

En ese aspecto, el rendimiento de Green ha caído mucho, no sólo en el anotador. Ya no está encima del rival desde la línea de fondo, le da más espacio y tampoco es que impida las penetraciones, como se vio con Draper en Eurocopa.

Armando Ojeda dijo...

Más que Green, el problema para el Granca será ajustar la defensa sin Savané. El equipo se resiente muchísimo sin el senegalés a la hora de tener continuidad y concentración. Aunque tampoco es que Wallace, Nelson o Rey estén, individualmente, a un nivel bajo. Pero Taph es mucho Taph a la hora de marcar el listón defensivo. Me preocupa la cantidad de puntos que ha recibido el Granca en los últimos tres partidos sin el senegalés.

ruymanfm dijo...

La importancia de Savané en defensa es incontestable, nadie lo discute. Pero su ausencia se nota más porque Rey está defendiendo muy mal en cuanto se aleja un poco del aro. Sólo hay que repasar el partido en Zagreb para ver un sinfín de ejemplos de cómo le cuesta recuperar tras el bloqueo y continuación.

En Fuenlabrada también estuvo totalmente perdido, el primer balón que agarró Biyombo en ataque hizo un mate espectacular ante la penosa defensa de Rey.

La cantidad de puntos encajados con Rey en cancha, como escribo en la entrada, fue muy superior a cuando no estuvo.

Y no estoy nada de acuerdo sobre la importancia de que Green baje su nivel defensivo. Se nota, y mucho. Si el Granca quiere defender agresivamente, como a principios de temporada, tiene que empezar por presionar el balón desde arribar. Y para poder hacer el 2x1 que intentan con frecuencia, es indispensable que Green esté intenso y no sea rebasado con facilidad.

Armando Ojeda dijo...

Estoy de acuerdo en que Rey defiende peor lejos de laro. Pero, por otra parte, es el único que puede oponer kilos y presencia debajo del aro ante pivots que juegan de espaldas. En general, no creo que su temporada sea mala, salvo por el detalle que apuntas, y que ahora trasciende más por la baja de Savané.

No he dicho que no sea un problema Green. Creo que, en justicia, es irregular. A veces da y a veces no. Lo que está claro es que no es Marcus Norris defendiendo. Pero me cuesta machacarle, entre otras cosas, porque hay muchas posibilidades de que siga siendo el base titular del Granca el año que viene (si no recuerdo mal, tiene contrato para la próxima campaña, y el club no está para tirar cohetes, y ya hablaremos de eso, que si es preocupante...). Vamos, que interesa que cuaje, y quizás lo más interesante sea evaluarle con perspectiva. Porque es lo que hay. Y puede dar mucho más, cierto. Lo cual no deja de ser una prueba de que es buen jugador.

Pero insisto en que Green no es el mayor de los problemas del Granca. El principal será el de ajustar un buen nivel defensivo interior con menos mimbres. Hay que tratar de volver a jugar partidos con pocos puntos. Para mí, el partido clave de la temporada será el de Cajasol, el próximo fin de semana. Si se gana, habrá liga por delante. En caso contrario, empezaremos a navegar en tierra de nadie.

colegio galicia dijo...

Interesante discusión entre dos cracks blogueros. Me inclino más por las tesis que defiende Ruymán.

¿ Que les parece el hecho que el club, después de dos semanas, aún no haya llegado a acuerdo alguno con ningún jugador? ¿ Tan rematadamente mal están las cosas en lo económico? No se, pero a mí esta situación me transmite una sensación de conformismo acojonante. Y supongo que ese mensaje irá también calando poco a poco en la plantilla.

Que pena que Pedro ya no tenga twitter para saber lo que piensa al respecto.

Armando Ojeda dijo...

Bueno, la cosa económica está mal. Y de eso tendremos que hablar en lo que queda de temporada, seguro. El club no tiene muchas perras para fichar, aunque no hay que descartar que nos sorprendan, aunque personalmente creo que están intentando acelerar lo de Palacios por encima de otras opciones (y esa no es mala solución). Pero lo que hablamos de esta temporada, el sustituto de Savané, si conviene incluso quedarse con Green... se puede quedar todo en nimiedades cuando llegue la hora de hacer el próximo equipo.

A saber: Savané caba contrato ya (¿renovará lesionado? ?¿a qué precio pretenderá firmarlo el Granca?), Moran también termina. Y aunque parezca que aporta poco, Jimbo, junto a Taph, son claves para formar equipo. Siempre lo han sido. Y no hablemos de Pedro Martínez, que, no hay que descartarlo en absoluto, podría no seguir... porque también termina contrato, si no me falla la memoria. Renovados están Bramos y Bellas. Los demás pueden desaparecer todos. Y a ver lo que viene. Seguro que Carroll se va (es una utopía pensar en mantenerlo, porque el jugador ya vale más de lo que cobra, y hay que equipos que pagarán por él)... En fin, seguiremos hablando de esto.

ruymanfm dijo...

@Armando, yo no digo que la temporada de Rey sea mala (aunque creo que se ha alabado más de lo que ha merecido) ni que Green sea el principal problema. Pero sí que ambos son ejemplos paradigmáticos de lo que le sucede al Granca actual, al de los últimos tres partidos (y que conste que no vi el del Cedevita en el CID), y alguno más antes, como el de Zagreb.

Tienes razón, Rey es el mejor elemento para defender a pívots grandes cerca del aro. Pero hay muchísimos equipos sin ese tipo de pívot -Fuenlabrada, sin ir más lejos- y con ellos se hipoteca demasiado la defensa colectiva cuando Rey está.

Tampoco hay alternativas, así que es algo con lo que es necesario convivir.

Igual que con la irregularidad de Green, como bien dices. Pero yo en casi ningún momento lo critico porque tire sus triples tantas veces extemporáneos, aunque muchos se ríen de Sanders -cuya primera temporada en la isla fue muy buena- por lo mismo. Yo lo que destaco es que, esté como esté en ataque, su nivel defensivo ha bajado mucho. Y no hay ninguna razón -si no es algo físico, que lo dudo- lógica para que ocurra. Se puede estar desacertado, pero no se puede decaer en el esfuerzo. No en este Granca.

Tenemos que aguantar con él este y otro año, sí. Pero por eso no creo que haya que dejar de señalar sus bajones de rendimiento.

El principal problema es la defensa, está claro. Yo no lo restringiría a la interior, también la exterior ha tenido mucho problemas, permitiendo muchos triples por malas rotaciones en las ayudas.

ruymanfm dijo...

@Colegio Galicia, gracias por el halago. A ver si me pongo al día con lo que te propuse.

Lo cierto es que yo tampoco veo tanta urgencia con el fichaje. Escucha la rueda de prensa de Pedro Martínez de hoy, le preguntan por el fichaje y viene a decir que para sustituir a Savané, que es el jugador más caro de la plantilla, no se puede traer a cualquiera. Y que es mejor esperar un par de semanas más para traer a alguien bueno que fichar ya a una mediocridad. También deja caer que se les escapó algún jugador recientemente.

Yo estoy de acuerdo que es mejor esperar si al final se acierta.

En cualquier caso, Armando está más en contacto con lo que rodea al club y lo que yo diga son especulaciones.

Sobre el año que viene, creo que Bellas termina este año y que Beirán sí tiene contrato. Así que, si no me equivoco, son éste, Bramos y Green los que están seguros (dentro de lo que cabe).

Y yo, como @Colegio Galicia (creo) y como Salva Maldonado antes de irse, dudo mucho de que la contribución anímica de Moran sea suficiente como para merecer una renovación. Claro que desconozco las cuestiones salariales, que quizá lo hagan rentable.