jueves, julio 02, 2009

Comparación Pedro Martínez - Salva Maldonado

Tras la confirmación de la vuelta de Pedro Martínez al Gran Canaria, lo primero que pensé es que es lo más parecido a la continuidad. Sus resultados han sido parecidos: Martínez hizo al Gran Canaria quinto en su primer año, séptimo en el segundo y octavo en el último. Maldonado consiguió las plazas quinta, sexta, novena y sexta. A ojos pocos expertos como los míos, las similitudes en el juego y la dirección técnica son muchas:
  • Defensa individual y muy intensa: Ambos prestan mucha atención a la defensa, especialmente a la defensa individual. Siempre piensan primero en defender bien y castigan a los jugadores que no tienen la intensidad necesaria atrás. Pocas veces optan por la defensa en zona, aunque sí suelen tener preparada alguna y la emplean a lo largo de la temporada, aunque no demasiado.
  • Ataques sencillos, con no demasiada carga táctica: Salva Maldonado es todavía más partidario de dejar muchas variantes abiertas, Pedro Martínez es algo más estructurado, pero ambos trabajan mucho más los conceptos que la aplicación escrupulosa de los sistemas. Es decir, que dejan libertad a sus jugadores para que tomen decisiones. También creo que ninguno de los dos idean demasiadas jugadas, que emplean pocos sistemas flexibles, aunque creo que Martínez trabaja con algunos más, al menos eso recuerdo.
  • Mucha rotación de banquillo: ambos trabajan con muchas rotaciones y fijan una secuencia de cambios que varían (poco) en función del partido. Pero ningún jugador sobresale demasiado en el número de minutos jugados. En los dos primeros años de Martínez, con dos estrellas destacadas como Larry Lewis (2002/2003) y Marcus Goree (2003/2004), ambos no pasaron de los 32 minutos, y probablemente hay que tener en cuenta que en cinco años el físico de los jugadores ha evolucionado (por exagerado que parezca, así lo creo, igual que Chichi Creus, del leí en Gigantes que todos los años se jugaba mejor porque era más difícil con la mejora física). Tanto Martínez como Maldonado han empleado a diez jugadores con al menos 10 minutos de presencia en cancha durante todas las temporadas.
  • Escasa presencia de los canteranos: Con rotaciones tan largas de los jugadores de la primera plantilla, el espacio para los canteranos ha sido poco, y preferiblemente en la competición europea. Martínez supera algo a Maldonado en hacer debutar a jóvenes, aunque Salva ha asentado a Freeland en el primer equipo. Según el repaso que hice sobre el equipo EBA, con Martínez debutaron en ACB Enrique Ruiz y Gonzalo Echevarría, pero de manera testimonial, y Javier Alvarado, que sí tuvo más oportunidades con la lesión de Gonzalo Martínez, tanto en ACB como en Copa ULEB. Con Maldonado, Freeland se ha asentado como pilar importante, quizá demasiado poco a poco, y tuvieron oportunidades poco significativas Mbao, Enrique Ruiz y Guillermo Jorge. Está claro que es difícil conseguir crear jugadores ACB, pero viendo el potencial de las próximas generaciones, me parece un aspecto importante.
  • Enérgicos en la dirección de partido: Ninguno de los dos perdona fallos defensivos -ni ofensivos si son muy claros. Al jugador que se despista lo mandan al banquillo y lo abroncan si lo creen necesario. Suelen protestar a los árbitros -más Pedro Martínez que Salva Maldonado- y ganarse alguna técnica, aunque no son de los entrenadores más agrios.
Como digo, me cuesta encontrar demasiadas diferencias, así que incluiré un par de ellas tras la comparación estadística:
  • Aprovechamiento de los hombres altos: Martínez ha impulsado decisivamente la carrera de Fran vázquez y de Eduardo Hernández Sonseca, cuyo paso por el Granca fue muy bueno y lo aprovecharon para irse a equipos grandes, donde han confirmado sus virtudes. Martínez también supo sacar el mejor rendimiento de Gasol y de Will McDonald y últimamente ha confirmado a Xavi Rey como un pívot válido en la ACB. Maldonado no ha podido hacer lo mismo con Moncasi -por las razones que sean-, pero sí ha confirmado a Freeland como una estrella emergente del baloncesto europeo (le pese a quien le pese). Pero Salva no se ha sacado de la manga a ningún pívot joven y barato, como sí hizo Pedro. Espero que esta condición la aproveche Himar Ojeda para conseguir algún jugador joven que dé buen rendimiento en los próximos años.
  • Ritmo de juego y anotación: Probablemente este sea un juicio algo sesgado, porque depende mucho de las plantillas con las que contaban, pero con Martínez el juego del Gran Canaria era más lento y de menor anotación, por lo que el rendimiento defensivo destacaba más. El Gran Canaria anotó cada vez menos a su mando: (sólo cuento liga regular) 83,5, 75 y 74,7. Con Maldonado, la tendencia fue inversa: 75,5, 77,9, 78,9 y 80,2. Si de alguna manera su asentamiento en el equipo se refleja cada vez más con el paso de las temporadas, esas tendencias son clarificadoras, y más teniendo en cuenta que las plantillas del Gran Canaria no han sufrido cambios demasiado drásticos.
  • Fortaleza en el rebote: Los equipos de Pedro Martínez eran más fuertes en el rebote. Su promedio reboteador es de 35,6, por los 32,75 de los de Salva Maldonado. Probablemente relacionado con la capacidad de hacer destacar a los hombres altos y con la configuración de las plantillas, ya que en los últimos años -dejando de lado la última temporada-, el Gran Canaria ha tenido una pronunciada carencia de centrímetros, mientras que en los años de Pedro Martínez se solía contar con cincos claros y más dominadores en el juego interior. Pero no sé cuánta influencia en esto han tenido los entrenadores y cuánta la evolución del mercado y las decisiones de Berdi Pérez e Himar Ojeda.
A todo esto hay que sumar el parecido de sus carreras. Ambos empiezan a entrenar en los equipos de base del Joventut (bueno, después de dirigir a sendos equipos escolares) y Salva llega a ser ayudante de Pedro cuando a éste le dieron la oportunidad de dirigir al primer equipo verdinegro. Tras esa oportunidad, Martínez se va a Manresa como primer técnico y Maldonado lo sigue para ser su ayudante un año después. Allí coinciden tres temporadas; luego Pedro retorna la penya y Salva se queda como primer entrenador. Es entonces cuandos sus caminos se separan, aunque se entrecruzan con frecuencia:
  • Ambos tuvieron un paso traumático por el Tau, donde fueron destituidos
  • Ambos han entrenado en Ourense y en Sevilla, y estuvieron cerca de dirigir al Cajasol la temporada que viene.
  • Ambos llegaron al Gran Canaria tras entrenar en LEB y hacer muy buenas campañas.
Para más datos:

6 comentarios:

Anónimo dijo...

me parece un analisis excelente, pero te faltó cometar que Pedro le dió la oportunidad a Guerra y que Moran afirma que gracias a él se formó como jugador.

Tambien me consta que Norris se contrató por deseo expreso de Pedro, en contra de Keys, aunque luego por su salida del club jugo con Salva.

Creo que con Pedro conseguiremos alguna cesión de equipo grande, Xavi Rey quizás? y eso es algo a valorar

On Off dijo...

Como aficionadillo que soy, no tengo argumentos técnicos para diferenciar la dirección de uno y otro.

¿cual crees que son las características de uno y otro con respecto a la dirección de grupos y relaciones humanas con la plantilla?

¿a que se debía la manía de Pedro de llevarse juagadores del granca?

me gusta que tengamos este entrenador.

A.O. dijo...

Un apunte sobre el juego de ataque de Pedro Martínez: Prima mucho el pase y circulación del balón sin bote. Y ese sí que creo que es un detalle que le diferencia algo más de Maldonado. Quizás en ataque sus equipos fueron más logrados, con la prevalencia, como dices, de los hombres altos.

ruymanfm dijo...

Gracias a los tres por los comentarios. Debería haber especificado que la comparación la intenté hacer con sus actuaciones en Gran Canaria.

A mí el Akasvayu de Pedro Martínez me parece que estaba muy bien trabajado, que explotaba muy bien sus virtudes y ocultaba sus defectos. El Estudiantes que ganó aquí al Granca también contaba con muy pocos recursos (debido al estado anímico, no a la plantilla que tenía).

@Anónimo: Guerra ya era un jugador asentado con Hussein, aunque fuera joven, en mi opinión. Lo de Moran no lo dudo, aunque la mejor versión del irlandés creo que la hemos visto últimamente, con más agresividad y puntería de cara al aro. Lo de Norris no lo dudo, porque fue al equipo de Pedro Martínez a quien eliminó de la competición europea, aunque supongo que Berdi tuvo algo que ver.

@On Off: Lo de la manía ya la comentamos aquí. Supongo que se debe a lo bien que ficha el Gran Canaria, y a que él mismo tendría peso en algunos de los fichajes que después reclutó (McDonald, por ejemplo). En cuanto a la dirección de grupos no tengo mucha idea, sinceramente. Ambos son distantes con los jugadores fuera de la cancha, por lo que he leído, y son duros tanto en el entrenamiento como en los partidos. Quizá Maldonado tenga más fama de persona cercana y amable, mientras que de Pedro Martínez se dice que es más antipático.

@A.O.: Lo de la circulación de balón no lo aprecié -al menos, no de manera diferencial- en sus equipos del Granca, aunque sí me gustaba el juego en equipo de Estudiantes y Girona. Sí creo que era algo má estructurado que Maldonado, pero, como escribí, puede que eso se deba también a los tipos de jugadores con que contaba cada uno. Martínez no tuvo, por ejemplo, un acaparador de juego exterior como English o Hunter, porque Penney, Klein o Larrañaga eran más tiradores.

Anónimo dijo...

Coincido con tus comentarios 100%.
El problema que veo yo este año es que la ACB está claramente,más que nunca, dividida.
Los 4 grandes, que son los que fichan e intentan mejorar sus plantillas y los demás.

De los demás, se ve que la cosa está muy parada porque no hay un euro.

No estaría mal que fuera cierto la intentona de atar a English con 4 años de contrato.

ruymanfm dijo...

Gracias por tu comentario. La división existe desde hace un tiempo, sólo que cada temporada se suma algún equipo, más o menos modesto.

Este año, el Joventut y el Granca estuvieron muy por encima del resto en liga regujlar y forzaron el tercer partido de cuartos. El año pasado, Pamesa, Girona y Bilbao, aunque fue le Unicaja el único que dio la sorpresa; el anterior, Girona y Granca, que asustó al Joventut. Pero los cuatro grandes casi nunca han fallado.

Cuando empezó la temporada, Maldonado dijo en una rueda de prensa que llegarían a semifinales Unicaja, Barcelona, Madrid y Tau, como así fue. Y las diferencias económicas se acrecientan año a año, así que sólo queda aspirar al quinto puesto y, con mucha suerte, a Euroliga.

Sobre English, Himar Ojeda desmintió las negociaciones, según publicó Canariasahora.com.