martes, octubre 12, 2010

La defensa grancanaria ahoga al CAI Zaragoza

La defensa del Gran Canaria ahogó al CAI Zaragoza como Savané hace con el base maño - ACB PHOTOEl Gran Canaria ahogó con su defensa a un decepcionante CAI Zaragoza y permitió una victoria cómoda de los amarillos (83-61) en su primera aparición liguera en el Centro Insular de los Deportes. Los maños anotaron únicamente 16 puntos entre el minuto 7 y el 27 mientras recibían 41, con los el partido quedó sentenciado y el último cuarto careció de intensidad competitiva.

El encuentro tuvo muchas semejanzas con el del KK Zagreb y quizá haya que poner en entredicho también las conclusiones que de él podemos sacar. Pero esto es un indicativo de que el juego amarillo en casa va por buen camino y que el esfuerzo defensivo y el trabajo táctico están dando frutos desde el inicio de la temporada, algo poco esperado tras cambiar a más de la mitad del equipo respecto al curso pasado.

Aun así, el CAI Zaragoza, igual que los croatas, se dio por vencido cuando la ventaja le pareció insalvable, en el tercer cuarto, y dejó de jugar con la intensidad que la liga ACB exige, tal como reconoció su entrenador, José Luis Abós.

Me detengo un poco más en la defensa del Granca porque hay un par de cuestiones que no he comentado este año:
  • La primera es algo que ya ocurría el año pasado en cierto modo: la defensa amarilla empieza siempre en la línea de fondo rival. Los bases presionan a toda cancha durante todo el partido y el resto de jugadores también lo hace durante muchos minutos. Contra el Barcelona esto causó algunos despistes en el balance defensivo y permitió canastas fáciles; y el CAI también consiguió en el primer cuarto un par de contraataques sencillos, pero la defensa parece cada vez más afinada.
  • Una estrategia alternativa muy frecuente es la de practicar el 2x1 contra el base rival justo al pasar el medio campo. La ayuda llega indistintamente desde el pívot, el ala-pívot o los aleros, normalmente intentando el trap en la banda y con el resto de jugadores ayudando en las líneas de pase. Fue muy efectivo contra el Zaragoza, no sólo por las pérdidas ocasionadas sino por la ralentización del ataque.
  • El sistema de ayudas y cambios de jugador en los bloqueos me parece diferente que el del año pasado. Me parece advertir que hay más cambios defensivos y que eso provoca que sea necesarias más ayudas. No sé si contra rivales de más talento la defensa será igual de valiente, pero de momento creo que el Gran Canaria intenta adelantarse al ataque más que ajustarse a él, lo cual es, sin duda, una muy buena noticia.
Lo mejor
  • Lo dicho, la defensa. Que haya aplastado a dos rivales como el KK Zagreb y el CAI Zaragoa, cuyas plantillas son más que decentes -aunque no parecen haber formado un equipo todavía- es significativo. Algunos datos más del ataque maño:
    • se quedó en 0,79 puntos por posesión
    • estuvo seis minutos (del 9 al 15) sin anotar ni un punto
    • en el segundo cuarto sólo metió dos canastas en juego
    • perdió 11 balones en 20 minutos, los del segundo y tercer periodo.
  • La aportación del banquillo, especialmente de Bellas, Beirán y Rey. Pedro Martínez los destacó en la rueda de prensa posterior (se refirió a ellos como "nuestros jugadores jóvenes") por su esfuerzo constante más que por su anotación. Es interesante ver cómo Beirán sabe leer las situaciones de ataque y se entiende bien con Rey cuando juegan el 2x2. Espero que el alero madrileño sea igual de valiente tirando cuando no meta. Y Bellas hizo un partido muy serio en el plano ofensivo, leyendo muy bien las situaciones -aunque fallara en algunos tiros- y se comió en defensa, junto a Green, a los bases rivales. Quién diría que cuando se le fichó hubo quienes reclamaron precisamente a Riera, que el domingo pareció un junior a su lado.
  • La dirección técnica del Gran Canaria y la actitud de Pedro Martínez. En la rueda de prensa pasó más tiempo lamentando que la diferencia no hubiese sido mayor por la importancia del average en la primera vuelta (con la clasificación de la Copa del Rey) que alabando el juego amarillo. Y se vio que en el último cuarto estuvo muy encima de sus jugadores para que continuaran defendiendo igual...aunque no tuvo mucho éxito. Pero estoy convencido de que ese nivel de exigencia es el que permite que un club como el Gran Canaria pueda estar arriba año tras año.
  • La lectura del juego de ataque grancanario. Bellas y Green marcaron bien el ritmo del partido y repartieron muchas asistencias (4 y 6, respectivamente) con un solo balón perdido cada uno. Pero también Savané, Beirán y hasta Bramos dejaron muestras de saber leer la defensa, mover el balón y asistir a sus compañeros.
Lo peor
  • Los problemas de la defensa exterior y el balance defensivo en el primer y último cuarto. Con los titulares, al principio, la defensa amarilla no fue tan buena. Permitió que Aguilar lanzara de tres con comodidad y que incluso los pívots maños anotaran canastas fáciles en contraataque por problemas en el balance defensivo. En el último periodo fue la relajación del resultado lo que hizo abandonar la tensión defensiva, que permitió a Topper anotar varias canastas desde el 6,75.
  • La dependencia de Carroll para conseguir puntos de los exteriores. La aparición de Beirán en los dos últimos encuentros ha mitigado la sensación de dependencia de Carroll que vimos en Barcelona, pero que en un encuentro ganado por 21 puntos Jaycee se juegue 16 tiros y casi doble en anotación la de todos los demás exteriores (27 por 14) es un aspecto que debe mejorar. Y empiezo con la cantinela de todos los años: Moran, 0/3 en 24 minutos. Es evidente que del irlandés es tarde para esperar una mejoría, pero sí creo que si los partidos siguen yendo bien, Green se suelte un poco más tirando (y confío en que no tanto penetrando).
  • El nivel del CAI Zaragoza, especialmente en la dirección. Los bases maños pagaron la novatada. Van Rossom seguro que no se había encontrado partidos así de intensos contra equipos de la media tabla italiana y Riera, como digo, parecía un junior (dos pérdidas en los dos primeros ataques ante la presión del Granca). Pero lo peor es que tampoco Miso o Quinteros supieron leer el partido y se limitaron a jugarse los balones que le caían en las manos, cuando Hettsheimer, por ejemplo, había demostrado que podía hacer daño por dentro. Quizá también el técnico maño podía haber intentado alguna variación táctica, más allá de los cambios de tres en tres, cuando vio que el partido se le iba. Por cierto, Adam Chubb, al que Pedro Martínez había elogiado, me pareció lejísimos del nivel mínimo para ACB. Apuesto que el CAI fichará un base antes de las Navidades.
Dado que el inicio de la ACB está siendo lo más parecido a una montaña rusa, es imposible saber si es cierta la sensación de que el Gran Canaria va a seguir siendo muy fuerte en casas y menos competitivo fuera. Por cierto, no me gusta nada el extraño descanso de 11 días hasta la visita del Fuenlabrada de Maldonado el día 24, me parece casi más peligroso que el corto periodo de descanso para visitar al Baskonia esta misma tarde. Veremos si se acaba pagando igual que las jornadas de descanso de hace dos temporada.

2 comentarios:

A.O. dijo...

Me gustó y tu apunte sobre el nivel de autoexigencia. A veces, a Pedro se le interpreta como un estirado precisamente por este tipo de valoraciones, pero creo que son justo las que permiten que el equipo, como grupo crezca (aunque individualmente, algunos jugadores mimosos se resienten con este trato). Con los mimbres que hay cada año, esta es la actitud que conviene. Si no, nos comen por los pies.

ruymanfm dijo...

Gracias, oiga. En la rueda de prensa, Pedro Martínez dijo que esforzándose de la manera que lo habían hecho, Beirán, Rey y Bellas llegarían mucho más lejos de lo que ellos mismos creían. Y ahora -bueno, después de lo del Baskonia, un poco menos- todo el mundo anda asombrado con el rendimiento de esos tres jugadores.