domingo, octubre 15, 2006

Un mal último cuarto deja al Gran Canaria sin la victoria frente al Tau

Un parón anotador en el último cuarto, de esos tan habituales en los de Salva Maldonado, dejó sin la victoria al Gran Canaria frente al Tau (81-84), que se sobrepuso a las bajas de Splitter, Scola, Vidal y Fajardo (lesionado en el minuto 2 del partido).

Tras dos primeros cuartos muy buenos, con algún despiste defensivo, el Gran Canaria comenzó a decaer en el ritmo anotador. Un mal día de Norris, el desatascador habitual; la desaparición de Simmons y la falta de ímpetu ofensivo de Moran y Mario Bruno Fernández fueron las principales causas.

El Tau jugó muchos minutos con cuatro pequeños. Planinic se aprovechó de que Baldo no lo podía parar y penetraba cada vez que quería; Maldonado prefirió que siguiera así a cambiar al argentino, muy desacertado y que en ataque tampoco pudo jugar al poste por la intensidad de House. Rakocevic estuvo acertado en el tiro

Fue un partido extraño, a veces alocado y muy condicionado por las bajas citadas del Tau, que, a pesar de todo, tiene una plantilla tan amplia que casi todos los que jugaron aportaron cosas.
Igual que pasó en otro encuentro anterior, no me gustaron nada los cambios de Maldonado, a veces por tardar en sentar a algunos y a veces por hacerlo demasiado rápido. En cualquier caso, siempre actuó a remolque de lo que hacía Perasovic. Algún día tendrá que proponerse arreglar el desajuste cuando los ala-pívots juegan abiertos.

Lo mejor
  • El excelente nivel ofensivo y la puntería de los dos primeros cuartos.
  • La decisión de Sergio Pérez para tirar (y anotar).
  • La garra para seguir luhando por el partido cuando quedaban dos minutos y estaba nueve abajo
Lo peor
  • La nula aportación ofensiva de Mario Bruno Fernández. Tiene que darse cuenta de que en la ACB hay que amenazar en ataque para que el equipo no se desequilibre.
  • La intermitencia de Savané y David en ataque y la escasa contundencia de ambos en el rebote defensivo.
  • La aportación del banquillo, muy floja cuando el partido se puso duro.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

no ficar-vos amb el mario, doneu-li temps!

Anónimo dijo...

el paso del tiempo lo dira. arriba Mario

roscharch dijo...

Yo confío en su capacidad de progresión. Pero no me gusta, y creo que perjudica al equipo, que en ataque sólo mire hacia los lados, que no amenace con tirar o penetrar. En mi opinión, el ataque se ha resentido con él en cancha. Espero sinceramente que con el tiempo mejore.